Brasil

Un millón y medio de personas protestó en Brasil contra la corrupción en el gobierno de Rousseff

Río de Janeiro concentró la mayor cantidad de personas, pero en otras 83 ciudades los brasileños salieron a pedir un cambio. Dilma Rousseff está envuelta en un escándalo de corrupción con Petrobras

domingo 15 de marzo de 2015 - 7:39 pm

Cerca de un millón y medio de personas, usando los colores de la bandera de Brasil, protestaron este domingo pacíficamente en todo el país en contra de la presidenta Dilma Rousseff, envuelta en un escándalo de corrupción en Petrobras.

La mayor protesta tuvo lugar en Sao Paulo, que convocó a un millón de personas, según la policía, mientras que en otras 83 ciudades otro medio millón de personas salieron a protestar (como en el 2013, cuando el dilema era la Copa del Mundo) pidiendo el fin de la corrupción y más gastos en transporte, salud y educación.

Varios de los manifestantes reclaman el “impeachment” (destitución) de la presidenta, que hace tres meses comenzó su segundo mandato, reelecta con tan solo un 3% de diferencia con respecto a su competidor Aécio Neves.

[pullquote position=”right”]Un millón y medio de personas protestó en Brasil contra la corrupción en el gobierno de Rousseff[/pullquote] Según informó La Nación, los manifestantes fueron convocados por la oposición de centro derecha, y mostraban pancartas que llamaban al cambio en Brasil y la destitución de la presidenta Rousseff, a la que acusan fundamentalmente por el escándalo de sobornos otorgados por directivos de la gigante petrolera estatal Petrobras, que involucra a 22 diputados, 13 senadores y dos gobernadores en funciones, la mayoría del PT o a partidos que integran la coalición de gobierno.

Otros carteles pedían “Intervención militar ya”, y varios politólogos brasileños se vieron obligados a explicar en los últimos días en la prensa local que es imposible tener una “intervención militar constitucional”.

La popularidad de Rousseff cayó 19 puntos en febrero, a 23%, y la presidenta enfrenta una situación complicada en varios frentes.

En el ámbito económico el crecimiento ha sido casi nulo, y el déficit de las cuentas públicas e inflación elevada (7,7% en 12 meses) arruinan el día a día del pueblo brasileño: el real se ha devaluado casi 30% en un año. El gobierno impulsa un ajuste fiscal, pero esto disgusta a su vez a parte de la izquierda.

Mientras tanto, en el poder

Rousseff publicó esta mañana un video en su página oficial de Facebook en el que defiende el derecho a “actividades espontáneas” y recuerda que en Brasil en otros tiempos “no era posible organizar protestas en las calles”.

 

“Quién se manifestaba terminaba directamente en prisión o, peor aún, se la tildaba de subversiva”, dijo Rousseff, quien durante la dictadura militar (1964-1985) fue detenida y torturada en la cárcel por sus captores.

“Creo que Brasil debe defender manifestaciones libres, pero, al mismo tiempo, debe asegurar que sean pacíficas”, agregó en su mensaje.

 

COMENTARIOS