Seguinos en nuestras redes

Economía General

El “plan bomba” de Axel Kicillof para los últimos nueve meses de Gobierno

En una reunión de la Unión Industrial Argentina, el titular de la entidad, Héctor Méndez, calificó de “plan bomba” las intenciones que tiene el Ejecutivo para estos últimos meses de gestión. Qué medidas incluiría

La Unión Industrial Argentina (UIA) mezcló buenos y malos momentos en su relación con el Gobierno Nacional en los últimos años. La presencia de Héctor Méndez al frente de la asociación de empresarios locales trajo nuevas rispideces con el Ejecutivo, teniendo como último enfrentamiento importante el acuerdo firmado con China para atraer inversiones del país asiático a territorio argentino.

A pocas semanas de este desacuerdo con los lineamientos oficiales, en un encuentro de la UIA, Héctor Méndez elevó su voz para hablar de un “plan bomba” de Axel Kicillof que contaría con el apoyo de la presidenta, Cristina Fernández. “Tuvimos con Alfonsín el Plan Primavera y ahora con Cristina tenemos el Plan Bomba”, disparó Méndez en la reunión, según consignó Marcelo Bonelli en su columna en el diario Clarín. [pullquote position=”right”]El “plan bomba” de Kicillof para los últimos nueve meses de Gobierno[/pullquote]

Del encuentro de la UIA participó toda la cúpula empresaria, compuesta por Méndez, José De Mendiguren, Adrián Kauffman, Luis Betnaza, Cristiano Rattazzi, Miguel Acevedo y Luis Sáenz Peña.

El objetivo del “plan bomba” denunciado por Méndez en privado, sería el de evitar cualquier tipo de ajuste que pueda repercutir en la imagen del gobierno de Cristina Fernández, que en diciembre deberá abandonar el cargo de Presidenta tras ocho años de gestión. De esta manera, el temido ajuste quedará en manos del próximo presidente.

Según destacó Marcelo Bonelli en su columna en el matutino, algunos de los puntos que incluye este “plan bomba” son postergar una devaluación, reclamada por varios sectores en el marco de una fuerte depreciación de la moneda brasilera que le resta competitividad al país. Además, el objetivo económico del Gobierno en estos últimos nueves meses no incluye un acuerdo con los “fondos buitre”. Consciente de que el enfrentamiento con los “holdouts” le sirvió para aumentar su imagen positiva, Cristina está decidida a hacer pagar el costo político de un acuerdo a su sucesor.

Por otra parte, el plan económico implica paritarias altas, para no enfrentar paros masivos como debió sortear en el último tiempo, por parte de la CGT opositora liderada por Hugo Moyano, en conjunto con la CTA de Pablo Micheli. Esto, indefectiblemente, repercutirá en los índices de inflación en el resto del 2015.

Por último, en el Gobierno tampoco buscan afrontar el congelamiento de tarifas eléctricas, y postergar la decisión más allá del 2015, cuando las figuras en el poder hayan cambiado.

Economía

El documento que interpela a Cristina: “No hay manera de aumentar el gasto público”

La vicepresidenta de la Nación hizo pública su postura a favor de incrementar el gasto por parte del Estado. Sin embargo, su propuesta está en la médula de la decadencia económica argentina

La derrota electoral que sufrió el oficialismo en las PASO no sólo generó una crisis política interna que derivó en un cambio de Gabinete sino que dejó entrever las dificultades económicas que atraviesa el Estado y a las cuales debería enfrentarse el Gobierno actual; entre ellas, el creciente gasto público que no pareciera ser un tema a resolver para Cristina Kirchner.

En lo que va del 2021, los recurrentes desembolsos de dinero que realiza la gestión actual han aumentado respecto a años anteriores, a través de distintos mecanismos: la emisión de bonos del Tesoro que sólo permitieron renovar los vencimientos de deuda pública y la absorción por parte del Banco Central con Leliq y pases de aproximadamente la mitad de la emisión monetaria.

Estos datos quedaron reflejados en un informe que elaboró el Instituto de Desarrolo Social Argentino (IDESA), al comparar los primeros 7 meses del corriente año respecto al mismo período del 2020. En ese sentido, se desprendió que el gasto público primario (excluyendo el pago de intereses) aumentó un 34% que, ajustando por inflación, implica una caía del -8% en términos reales.

Por su parte, el gasto en prestaciones sociales (jubilaciones, asignaciones familiares y ayudas asistenciales) aumentó 21% que, ajustado por inflación, es una caída del -17%.

El gasto en subsidios a la luz, gas y transporte subió 80% por lo que, ajustando por inflación, implica un aumento de 29% en términos reales.

Estos datos muestran que el gasto público creció nominalmente, pero la alta inflación produjo una importante licuación en términos reales

El aumento nominal de gasto público no logra incrementos reales porque la inflación –producida por el propio aumento del gasto– lo licúa. Aumentando el gasto público –como demanda la vicepresidenta– lo único que hubiese provocado es una mayor inflación con caída de las prestaciones sociales y más fondos públicos en favor de familias de ingresos medios y altos a través de subsidios a las tarifas.

En este sentido, la vicepresidenta reúne un grupo de adeptos que defienden la idea de aumentar el gasto público. Es el reflejo de una opinión extendida en la sociedad argentina de que se puede gastar sin hacer el esfuerzo de pagar impuestos.

Continuar leyendo

Economía

Pesos “para todos”: Las medidas económicas que acordó el Alberto Fernández con los gobernadores peronistas

Desde La Rioja, el mandatario buscará avanzar con “más peronismo” en un intento de revertir el resultado electoral

En La Rioja, el presidente se reunió con gobernadores que le dieron su apoyo luego de la fuerte disputa con la vicepresidente, Cristina Kirchner y en aquel encuentro avanzó con el desarrollo de medidas económicas para dar “un shock de consumo”.

Entre las medidas que el Ejecutivo tiene en estudio figuran beneficios vinculados a jubilaciones y a una suba del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias a $175.000, según pudo saber La Nación de fuentes de la delegación que acompañó a Fernández a La Rioja.

En este sentido, otras de las medidas serán el aumento adicional del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVyM), las mejoras para las jubilaciones, pensiones y los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), el incremento del piso del Impuesto a las Ganancias y los créditos a tasa 0 para la construcción, se le sumaría una ampliación del Ahora 12 con una novedad: la reincorporación de las tarjetas no bancarias.

Jubilados y beneficiarios de planes sociales también están incluidos en la batería de medidas: la opción que se baraja por estas horas en los principales despachos apunta a subir por decreto los pisos de ingresos de jubilados, pensionados y AUH.

En la reunión estuvieron presentes los gobernadores Ricardo Quintela, de La Rioja: Alberto Rodríguez Saá, de San Luis; Sergio Uñac, de San Juan; Gildo Insfrán, de Formosa; Sergio Ziliotto, de La Pampa; Mariano Arcioni, de Chubut; Gustavo Saénz, de Salta; Raúl Jalil, de Catamarca; Gerardo Zamora, de Santiago del Estero; y Jorge Capitanich, de Chaco.

A su vez, lo hicieron de manera remota a través de la plataforma zoom el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; el santafesino, Omar Perotti; el entrerriano, Gustavo Bordet; Alicia Kirchner, de Santa Cruz; y Arabela Carreras, de Río Negro.

Continuar leyendo

Economía

El Gobierno sumó al presupuesto los Derechos Especiales de Giro del FMI

En medio de la crisis, el oficialismo realizó una maniobra contable para poder gastar en planes y campaña los dólares extra que envío el FMI.

El Gobierno nacional tomó la decisión de incorporar al presupuesto de este año los recursos por USD 4.334 millones que había transferido recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La acción se realizó a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU 622) y con la firma de los integrantes del anterior Gabinete. De esta manera, el Gobierno dispuso sumar los recursos de la cuota del FMI con el fin de evitar exceder el 20% de la recaudación del último año.

El pasado mes de marzo, el FMI realizó una asignación general de DEG por un total de USD 650 mil millones para reforzar la liquidez global que se vio afectada por la pandemia. El complemento estuvo destinado a 190 países miembros, en el caso de Argentina su cuota equivale a USD 4.334 millones.

Los Derechos Especiales de Giro (DEG) son un activo de reserva internacional creado por el FMI en 1969 para complementar las reservas internacionales oficiales de sus países miembros.

Ese dinero fue depositado como reserva en el Banco Central con el objetivo de fortalecer la posición cambiaria del país. Pero tras la crisis por la derrota en las PASO, el oficialismo decidió sumar esa suma al presupuesto de este año.

El objetivo de esta acción es poder aumentar el gasto en las próximas semanas sin incumplir la carta orgánica del Banco Central, tal como lo había planteado Cristina Kirchner en un fragmento de la carta que publicó hace unos días. Allí había criticado la gestión económica a cargo de Martín Guzmán y la subjecución presupuestaria.

“Posiblemente haya una devaluación”: el pronóstico de un economista del IAE tras las PASO

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR