Economía

El “plan bomba” de Axel Kicillof para los últimos nueve meses de Gobierno

En una reunión de la Unión Industrial Argentina, el titular de la entidad, Héctor Méndez, calificó de "plan bomba" las intenciones que tiene el Ejecutivo para estos últimos meses de gestión. Qué medidas incluiría

viernes 13 de marzo de 2015 - 1:11 pm

La Unión Industrial Argentina (UIA) mezcló buenos y malos momentos en su relación con el Gobierno Nacional en los últimos años. La presencia de Héctor Méndez al frente de la asociación de empresarios locales trajo nuevas rispideces con el Ejecutivo, teniendo como último enfrentamiento importante el acuerdo firmado con China para atraer inversiones del país asiático a territorio argentino.

A pocas semanas de este desacuerdo con los lineamientos oficiales, en un encuentro de la UIA, Héctor Méndez elevó su voz para hablar de un “plan bomba” de Axel Kicillof que contaría con el apoyo de la presidenta, Cristina Fernández. “Tuvimos con Alfonsín el Plan Primavera y ahora con Cristina tenemos el Plan Bomba”, disparó Méndez en la reunión, según consignó Marcelo Bonelli en su columna en el diario Clarín. [pullquote position=”right”]El “plan bomba” de Kicillof para los últimos nueve meses de Gobierno[/pullquote]

Del encuentro de la UIA participó toda la cúpula empresaria, compuesta por Méndez, José De Mendiguren, Adrián Kauffman, Luis Betnaza, Cristiano Rattazzi, Miguel Acevedo y Luis Sáenz Peña.

El objetivo del “plan bomba” denunciado por Méndez en privado, sería el de evitar cualquier tipo de ajuste que pueda repercutir en la imagen del gobierno de Cristina Fernández, que en diciembre deberá abandonar el cargo de Presidenta tras ocho años de gestión. De esta manera, el temido ajuste quedará en manos del próximo presidente.

Según destacó Marcelo Bonelli en su columna en el matutino, algunos de los puntos que incluye este “plan bomba” son postergar una devaluación, reclamada por varios sectores en el marco de una fuerte depreciación de la moneda brasilera que le resta competitividad al país. Además, el objetivo económico del Gobierno en estos últimos nueves meses no incluye un acuerdo con los “fondos buitre”. Consciente de que el enfrentamiento con los “holdouts” le sirvió para aumentar su imagen positiva, Cristina está decidida a hacer pagar el costo político de un acuerdo a su sucesor.

Por otra parte, el plan económico implica paritarias altas, para no enfrentar paros masivos como debió sortear en el último tiempo, por parte de la CGT opositora liderada por Hugo Moyano, en conjunto con la CTA de Pablo Micheli. Esto, indefectiblemente, repercutirá en los índices de inflación en el resto del 2015.

Por último, en el Gobierno tampoco buscan afrontar el congelamiento de tarifas eléctricas, y postergar la decisión más allá del 2015, cuando las figuras en el poder hayan cambiado.

COMENTARIOS