Crisis en Venezuela

Venezuela busca controlar las ventas en supermercados con captahuellas

Venezuela planea enfrentar el desabastecimiento con el control de las ventas de los productos subvencionados por el gobierno que, sospechan, muchos venden a Colombia. Desde la oposición responden: "La escasez no se soluciona con racionamiento, sino con producción"

martes 10 de marzo de 2015 - 10:06 am

En un intento de controla la reventa de productos del supermecado, el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela lanzó este lunes la implementación de un sistema biométrico, más conocido como”captahuellas”. Según el gobierno, este control solucionaría los problemas de escasez del país.

Sin embargo, medios locales revelan que hasta el momento las máquinas necesarias para realizar este control aún no han llegado a los establecimiento pertinentes.

La medida fue anunciada por el ministro de Alimentación, Yván Bello, a través de su cuenta de Twitter, y lleva el nombre de “Plan de Abastecimiento Seguro”.

 

 

Según informó Infobae, las máquinas para tomar las huellas de los clientes todavía no fueron repartidas, pero el control de compra de productos se está llevando a cabo: las ventas sólo se realizan con la cédula de identidad, y se bloquea la compra de ese mismo producto por ocho días.

[pullquote position=”right”]Venezuela busca controlar las ventas en supermercados con captahuellas[/pullquote] “Todos los días cargamos en las computadoras los productos regulados que estamos vendiendo y la cantidad máxima que se puede llevar cada cliente. Cuando una persona quiere volver a comprar, la computadora te dice que esa cédula ya adquirió lo que podía”, detalló la gerente de la cadena de supermercados La California.

El sistema biométrico controlará las ventas de 23 productos prioritarios: harina, arroz, leche, azúcar, papel higiénico, café, margarina, aceite, pollo, carne, champú, jabón de tocador y detergente, entre otros.

El bajo precio de los productos básicos subvencionados -principalmente alimentos, medicinas y productos de higiene- provoca que algunas personas se dediquen a comprar grandes cantidades de un producto para luego revenderlo de forma ilegal a un precio mucho mayor.

Además, los precios subvencionados también han alentado el contrabando de numerosos productos, principalmente hacia Colombia, donde se venden mucho más caros. Según las autoridades venezolanas, el contrabando afecta al 40 por ciento de los productos destinados al consumo interno.

El superintendente de Precios Justos, Andrés Eloy Méndez, indicó en los últimos días que el sistema biométrico regulará principalmente la frecuencia de compra de productos y no permitirá compras excesivas de alimentos, más allá de las necesidades normales de una familia.

COMENTARIOS