Judiciales

Denuncian a la hija de Gils Carbó y a un fiscal que omitió una investigación contra ella

Damiana Alonso, hija de la procuradora general de la Nación, y el fiscal federal Miguel Angel Osorio fueron denunciados por la presunta tramitación ilegal de una causa en la que aparece investigado el empresario K Lázaro Báez

lunes 9 de marzo de 2015 - 2:16 pm

La hija de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, y el fiscal federal Miguel Angel Osorio fueron denunciados por la presunta tramitación ilegal de una causa en la que aparece investigado el empresario kirchnerista Lázaro Báez.

Osorio fue denunciado por el abogado Ricardo Monner Sans por presuntamente omitir una investigación contra la hija de Gils Carbó, Damiana Alonso, quien administra el sitio de internet Mercados y Transparencia, en el que se publicó información sensible sobre el caso Báez. [pullquote position=”right”]Denuncian a la hija de Gils Carbó y a un fiscal que omitió una investigación contra ella[/pullquote]

Alonso fue denunciada por haber accedido de manera irregular a esa información, pero Osorio desestimó la imputación y poco después –según denunció Monner Sans- fue propuesto por Gils Carbó como fiscal de cámara subrogante.

“Alonso accedía a información vinculada a un expediente donde se investigaba a personas como Báez, Fariña y Elaskar en violación al artículo 204 del Código Penal en trámite en ese momento en el juzgado N° 7 de este fuero. El fiscal ahora imputado entendió que no debía formular requerimiento de instrucción porque la Fundación Mercado y Transparencia de la que es presidente la hija de la Dra. Gils Carbó, tenía por objeto ‘actividades de invesigación y divulgación en el campo de las ciencias sociales”, señaló Monner Sans en el escrito.

No obstante, no llegó a asumir pues su designación, al igual que la de otros fiscales subrogantes, fue frenada por la Justicia durante la reciente feria judicial.

La denuncia de Monner Sans quedó radicada en el juzgado federal número cuatro, a cargo del juez Ariel Lijo.

Lo curioso del caso es que la investigación, por sorteo, recayó sobre el propio fiscal Osorio.

COMENTARIOS