Elecciones 2015

Chau Mazzón: Cristina Kirchner avanza contra Scioli en el PJ con Aníbal Fernández y Wado De Pedro

La presidenta elige apoyarse hoy en sus funcionarios más cercanos. Esta "mesa chica" será la encargada de mantener controlado al peronismo tradicional

lunes 9 de marzo de 2015 - 5:24 am

La salida de la Casa Rosada del histórico operador Juan Carlos “Chueco” Mazzón fue un hecho que encendió el debate en los últimos días acerca de las próximas elecciones.
[pullquote position=”right”]Chau Mazzón: Cristina Kirchner avanza contra Scioli en el PJ con Aníbal Fernández y Wado De Pedro[/pullquote]

Los motivos del pedido de renuncia del ahora ex coordinador General de Asuntos Político Institucionales de la Unidad Presidente (que se traducía en “armador electoral”) no trascendieron, pero las fuentes más cercanas acusan al “caótico” cierre que tuvo el PJ de Mendoza cuando presentaron las tres listas con las que competirán en las PASO del mes que viene por la candidatura a gobernador.

Al parecer, Mazzón no era de los colaboradores más queridos por el kirchnerismo que sigue a Cristina, ya que el operador los excluía de todas las negociaciones excluyendo, por ejemplo, al diputado nacional ultra K, Guillermo Carmona, a presentarse por su propia cuenta para darle pelea al senador nacional Adolfo Bermejo, candidato de los sectores tradicionales del PJ mendocino.

“Ellos también formaron parte de lo que pasó en Mendoza y en Santa Fe, pero el ‘Chueco’ terminó pagando los platos rotos”, le indicaron al diario El Cronista fuentes del PJ.

A ojos de Balcarce 50, en la recta final que definirá la supervivencia del kirchnerismo, el modelo Mazzón no era acorde por su clara preferencia por Daniel Scioli como sucesor de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Hoy en día, la mandataria elige apoyarse en sus funcionarios más cercanos, como el ex jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, o su sucesor en el puesto, Aníbal Fernández y el nuevo Secretario General de la Presidencia, el camporista Eduardo “Wado” De Pedro.

A partir de ahora, según señalan fuentes partidarias, esta “mesa chica” será la encargada de mantener controlado al peronismo tradicional.

“¿Quién dijo que no permitieron? Yo no voy a responder a ninguna provocación política, mediática”, aseguró ayer Scioli en radio El Mundo y negó un llamado de la Rosada que haya bajado a su precandidato a jefe de Gobierno porteño, Gustavo Marangoni.

“No teníamos razón de competir en la Ciudad para terminar enviando una lectura derrotista”, indicó con su habitual optimismo el actual gobernador de Buenos Aires.

De esta forma, Scioli desmentía cualquier presión oficial. “No estamos solos, tenemos acuerdos”, recordó, dando a entender su alienación con varios intendentes y gobernadores que se alejan de la linea más k del peronismo.

COMENTARIOS