Muerte del fiscal Nisman

Caso Nisman: cómo fue la noche del domingo en el edificio del fiscal, entre el caos y versiones cruzadas

¿A qué hora murió Nisman? ¿Fue el sábado o el domingo?. Son preguntas clave que entre idas y venidas de la investigación no fueron aún contestadas con certeza

domingo 8 de marzo de 2015 - 7:46 am

Un domingo de lluvia fue el 18 de enero en Capital, la fecha en la que el fiscal Alberto Nisman, que cuatro días antes había denunciado a la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, por presunto encubrimiento en la causa AMIA, yacía muerto sobre un charco de sangre con un disparo en la cabeza.

¿A qué hora murió Nisman? ¿Fue el sábado o el domingo?. Son preguntas clave que entre idas y venidas de la investigación no fueron aún contestadas con certeza.
[pullquote position=”right”]Caso Nisman: cómo fue la noche del domingo en el edificio del fiscal, entre el caos y versiones cruzadas[/pullquote]

La fiscal del caso Viviana Fein, hasta ahora sólo cuenta con las declaraciones de los testigos que por casualidad o decisión propia estuvieron esa noche en la casa del fiscal.

A esas declaraciones tuvo acceso el diario Clarín. Las mismas permiten reconstruir qué pasó durante las horas que transcurrieron hasta que hallaron a Nisman muerto en su departamento.

Los custodios Armando Niz y Luis Miño, hoy sumariados por la Policía Federal, se encontraron en la Fiscalía, retiraron el auto y manejaron hasta las Torres Le Parc.

Estaban autorizados a ingresar y lo hicieron. A Nisman no le gustaba que ellos lo llamaran al llegar: “nos decía que nos veía por la ventana”, relató Miño. Ellos esperaron, pero a las 12.30 Miño empezó a llamarlo. Lo hizo varias veces, pero el fiscal nunca contestó.

Según contó Miño, luego de las 16, al no tener noticias de Nisman, se comunicaron con Marina Pettis, una de sus secretarias privadas. Pettis tiene 39 años y trabajaba con Nisman desde 2007, pero en diciembre le avisó que se iba a vivir al exterior. En su declaración, Pettis detalló que Miño la llamó a las 16.38 y le contó lo que ocurría.

Relató, asimismo, que llamó a Soledad Castro, la secretaria letrada de Nisman, y le informó el hecho. Al comprobar que ni Castro o el resto de las secretarias privadas de Nisman habían tenido contacto con él en las últimas horas y como él seguía sin responder los llamados, Pettis volvió a comunicarse con Miño y esta vez le solicitó que subieran al departamento.

Por su parte, Sara Garfunkel, la madre del fiscal, relató que después de las 18 la llamó Pettis y le preguntó si los custodios podían ir a buscarla para que entrara al departamento. Sara no dudó: “Obvio”, respondió.

Los custodios llegaron a su casa y antes de regresar a Le Parc, pasaron a buscar a una amiga de la mujer, Marta Chagas. A las 19.30 ya estaban nuevamente en Puerto Madero.

La historia después es conocida. Garfunkel y los custodios subieron al departamento, la amiga aguardó en el palier, pero minutos después los vio bajar nuevamente. Habían abierto una de las cerraduras sin dificultad, pero la otra estaba trabada.

Un bombero de Le Parc contactó al cerrajero del complejo, Walterio, quien llegó 21.45 y en diez minutos abrió la puerta.

“El doctor esta acá, en el baño, tirado. Llamá a Prefectura y llamá a los jefes nuestros y a SAME”, fue lo que Niz le señaló desde el piso 13 a Miño, quien lo esperaba abajo junto a Soledad Castro, que acababa de llegar.

El perito en criminalística Nicolás Vega Laiun aseguró que ningún especialista entró al departamento hasta que la fiscal lo ordenó. Es el mismo que indicó que nadie había tocado el celular de Nisman esa madrugada en la que la testigo Natalia Fernández, afirmó que una oficial lo manipuló cuando vibraba, pese a la orden de que nadie lo hiciera. 

La ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado, presentó el informe de los peritos que, en su calidad de querellante, contrató, el pasado jueves.

El estudio constató que a Nisman lo mataron, que se cambió la escena del crimen y que su muerte no fue el domingo por la mañana, sino el sábado a la noche, entre las 20 y la madrugada.

Según su propia declaración, el asesor informático de Nisman y único imputado en la causa, Diego Lagomarsino, estuvo el sábado con el fiscal en su casa, hasta el anochecer.

COMENTARIOS