Caso Lázaro Báez

El contador de Baez negó su participación en la compra de campos en Mendoza

Daniel Pérez Gadín, el contador de Lázaro Báez, se negó a declarar hoy y presentó, en cambio, un escrito negando su participación en la compra del campo en Mendoza en 2010, que se sospecha fue una operación de lavado de dinero

jueves 5 de marzo de 2015 - 1:52 pm

Daniel Pérez Gadín, contador del empresario kirchnerista Lázaro Báez, intentó desligarse hoy en la justicia de la compra de un campo en la provincia de Mendoza por parte de allegados al titular de Austral Construcciones SA, una operación sospechada de lavado de dinero.

Fuentes judiciales informaron hoy que al presentarse a declaración indagatoria ante el juez federal Sebastián Casanello, el profesional rehusó contestar preguntas y presentó un escrito en el que negó haber participado en aquella operación inmobiliaria, en 2010.

Para el jueves de la semana próxima, Báez está citado a declaración indagatoria y también deberán declarar como imputados otros dos acusados: Fabián Rossi, ex esposo de la vedette Ileana Calabró, y el escribano Martín Rosta.

Pérez Gadín circunscribió su relación con Báez y sus colaboradores al ámbito laboral por llevar la contabilidad de algunas de sus empresas, aseguró que no intervenía en las decisiones importantes que realizaba el grupo en materia de inversiones, y pidió al juez su sobreseimiento.

Casanello investiga si se blanqueó dinero en la compra de la estancia mendocina “El Carrizalejo”, de 3.600 hectáreas en Tupungato, por parte de Leonardo Fariña, que lo adquirió en diciembre de 2010 en cinco millones de dólares en efectivo y en 2012 lo vendió en 1,8 millón al empresario Roberto Erusalimsky.

[pullquote position=”right”]El contador de Baez trata de desligarse[/pullquote] Ambos fueron procesados por esa operación sospechosa de lavado de dinero pero la Cámara Federal anuló el procesamiento de Erusalimsky porque consideró que “no constituye una conclusión lógica” debido a que la investigación del hecho había sido “fraccionada”.

Además, Fariña, quien trabajaba para Austral Construcciones y aseguró que Báez le entregó los cinco millones de dólares en efectivo para la operación inmobiliaria, cumple prisión preventiva acusado de supuesta evasión de impuestos en la compra del campo por un juzgado penal económico de La Plata.

En el expediente está acreditado que dos pilotos de la empresa de taxis aéreos “Top Air” declararon que llevaron a Fariña en una oportunidad a Río Gallegos y que la mayoría de los pasajeros de los viajes eran familiares y empleados del empresario.
Esta operación es uno de los hechos por los que Báez está siendo investigado en la justicia desde 2012 cuando se inició la causa, tras un informe del programa de televisión “Periodismo para Todos”.

DyN

COMENTARIOS