Impuestos

ARBA va por las deudas inferiores a $ 8000 con un plan que cobrarán bancos y empresas de servicios

La provincia de Buenos Aires prepara el lanzamiento de un plan de facilidades de pago sin tope para el número de cuotas, ni cuota inicial mínima que será gestionado por "agentes de cobro"

viernes 27 de febrero de 2015 - 8:14 am

El plan entrará en vigor recién en uno o dos meses y responde a la necesidad que tiene la provincia de evitar costos y la prescripción de enormes cantidades de deudas inferiores a $ 8000, que según cálculos privados, harían perder a la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) alrededor de $ 380 millones anuales.

La provincia de Buenos Aires se encuentra en etapa de implementación de un plan de facilidades de pago para deudas pequeñas de los impuestos Inmobiliario y a los Automotores, que deberá ser gestionado por “agentes de cobro” como los bancos, las emisoras de tarjetas de crédito y empresas prestadoras de servicios públicos.

Hasta hace poco, la agencia que dirige Iván Budassi aplicaba una ley que le permite no ejecutar esa deuda chica, porque era mayor el costo procesal. Pero desde que se implementaron el juicio y el título ejecutivo digitales, las cosas cambiaron.

Por eso ahora, luego de notificarlos, la Agencia incorporará a estos deudores impositivos con moras de escaso monto a un régimen de facilidades sin número máximo de cuotas ni una cuota mínima para ingresar.

El contribuyente podrá optar por la exclusión, pagando la deuda, pero sí no lo hace, la provincia emitirá el título ejecutivo, que por tratarse del Inmobiliario y la Patente, inmediatamente le traba el bien.

La deuda es consolidada, firme y exigible, o sea a un paso de judicializarse.

Los agentes de cobro serán bancos, emisoras de tarjetas de crédito, aseguradoras y empresas de servicios públicos, las eléctricas y también otras, como prestadoras de gas, telefonía fija o móvil, televisión satelital o por cable, o Internet, indica un borrador de resolución al que tuvo acceso El Cronista pero que todavía está en etapa preliminar.

Sólo se podrá retener para la cancelación de la deuda impositiva una alícuota que va de 0,5% a 5%, o sea que si el contribuyente paga una factura de electricidad de $ 100, le retendrán $ 5 para ARBA.

Además, los contribuyentes tendrán a su disposición un mecanismo de reclamo y consulta (SURyC), que se encontrará disponible en la página de Internet de ARBA.

En un guiño a los agentes de cobro, que protestan por lo bajo por el nuevo engorro administrativo que se suma a la proliferación de regímenes de percepción y retención de los impuestos sobre los Ingresos Brutos y Sellos, un artículo del borrador reitera que “en ningún caso se endilgará la responsabilidad cuando la omisión de actuar de los agentes se produzca a raíz de la falta de pago de la obligación, servicio o similar por parte del contribuyente, debidamente acreditado”, tal como lo establece la ley. En ningún caso, tampoco, corresponderá la aplicación de los recargos que rigen para otros regímenes.

En los fundamentos, el borrador de resolución recuerda que fue la Ley Impositiva de 2015 la que le permitirá ahora a ARBA implementar “un plan especial de facilidades de pago de las deudas líquidas y exigibles que registren los contribuyentes, mediante la intervención de los agentes que designe”.

El artículo 1º habla de un plan de facilidades de pago para todos los impuestos, pero el 2º indica que se establecerá en forma gradual. Y en el 5º especifica que “se encontrarán alcanzados por la etapa inicial de implementación, los contribuyentes con deudas líquidas y exigibles correspondientes a los Impuestos Inmobiliario (Básico y Complementario) y/o a los Automotores (con exclusión del relativo a las Embarcaciones Deportivas o de Recreación).

COMENTARIOS