Causa Hotesur

Caso Hotesur: Bonadío acumula pruebas para pedir la indagatoria de Máximo Kirchner y podría imputar a Cristina

El juez ya decidió avanzar contra el hijo de la Presidenta luego de ser ratificado por la Cámara

sábado 21 de febrero de 2015 - 9:47 am

Claudio Bonadío ya tomó la decisión. Máximo Kirchner sería llamado a indagatoria por el supuesto delito de lavado de activos, en el marco de la investigación sobre la firma Hotesur, que administra los hoteles propiedad de la familia presidencial.

Según confirma el diario digital La Política Online, la contundencia de la documentación con que cuenta el juez sostiene la decisión del magistrado.

La investigación judicial se centra en los vínculos comerciales entre las empresas de Lázaro Baéz y Hotesur, firma que tiene a la presidenta Cristina Kirchner entre sus accionistas.

La denuncia fue realizada por Santiago Dupuy De Lome, y pese a haber recaído ante Julián Ercolini, el magistrado la remitió por “conexidad” al juzgado de Bonadio que ya investigaba a la empresa hotelera de la familia presidencial.

Entre otras maniobras, Lázaro Báez -a través de la empresa Valle Mitre, sociedad gerenciadora de los hoteles del empresario kirchnerista-, alquilaba habitaciones de los hoteles de los Kirchner que no se ocupaban. Esas contrataciones por los hoteles Alto Calafate, Las Dunas y Los Sauces habrían llegado a la suma de 14,5 millones de pesos entre 2010 y 2011.

Además, el juez investiga a los funcionarios responsables de Aerolíneas Argentinas que habrían contratado a Hotesur para que sus tripulantes pararan, durante las escalas en El Calafate, en el hotel que pertenece a la Presidenta, en una maniobra muy visible de uso del Estado para beneficio personal.

Por ello, Bonadío avaló el pedido del fiscal Carlos Stornelli y allanó las oficinas de la empresa aérea que conduce el camporista Mariano Recalde, donde se secuestraron convenios, contratos y otra documentación que complicaría aún más la situación procesal de Máximo y Cristina Kirchner.

La Presidenta podría ser imputada bajo la configuración de los presuntos delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y administración fraudulenta.

En diciembre de 2014, la firma Hotesur anunció cambios en su directorio. Apartó a tres figuras relacionadas a Lázaro Báez y nombró como presidenta a Romina Mercado, hija de la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. Además, la sociedad anónima, fijó nuevo domicilio legal, en la Avenida Leandro N. Alem 530, piso 3.

Emprolijar la empresa: la tarea encomendada por Zanini a un alto funcionario de la DGI

Según información aportada por La Política Online, el secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini, habría ordenado al director general de la Dirección General Impositiva (DGI), Angel Rubén Toninelli, que se involucre en la situación impositiva de Máximo Kirchner y “ordene y emprolije la documentación presidencial”, según fuentes cercanas al Gobierno.

Toninelli habría delegado en su hijo, Fernando Toninelli, para que a través de su estudio jurídico tributarista, intervenga en la “operación fiscal para ordenar la documentación de Máximo”.

En los pasillos de la DGI, deslizan que el buffet de Toninelli mantendría vínculos comerciales con los letrados tributaristas de Lázaro Báez.

Bonadío está al tanto de estas maniobras y si lograra probarla, la causa tomaría aún mayor trascendencia por los funcionarios involucrados y el encuadramiento en el supuesto delito de tráfico de influencias.

COMENTARIOS