Nuevo índice de precios

Surgen dudas por el nuevo indicador oficial de inflación

Especialistas en el tema ponen en tela de juicio que el nuevo índice de precios se acerque a las mediciones de las provincias y privadas

jueves 26 de diciembre de 2013 - 5:39 am

El Ministerio de Economía promete que el nuevo índice de precios al consumidor (IPC)”dará lo que tenga que dar” con la medición que se hará desde el mes próximo. Pero técnicos que participaron en su elaboración advirtieron que será muy complicado comprobar su veracidad.

Según versa Lanacion.com del día de hoy, fuentes del Ministerio de Economía aseguraron que no se hará nada para evitar que el IPC nacional, que se reeditará desde febrero (con la medición de los precios de enero), eventualmente arroje un resultado cercano al medido por las provincias o las consultoras privadas.

Mientras que el IPC del Indec se ubica en 10,5% anual, las mediciones alternativas van de 26 a 29%, y para el año próximo ya hablan de 30%.

Ante esta enorme brecha, a los analistas les cuesta sostener si el Gobierno reconocerá un número alto de inflación o sólo admitirá un “maquillaje” en las cifras, con unas décimas más, como para ganar tiempo frente al monitoreo del Fondo Monetario Internacional (FMI), que en febrero pasado aplicó una moción de censura al país, un castigo sin precedente.

Un hecho que aumenta la desconfianza es que en la elaboración del nuevo IPC participaron las mismas autoridades del Indec acusadas de manipular las estadísticas desde 2007.

Se trata de Ana Edwin y Norberto Itzcovich. Las fuentes del Palacio de Hacienda indicaron que “la idea es que ambos se vayan para aprovechar el efecto positivo sobre las expectativas de cambio del indicador, porque son dos personas sin credibilidad, como ocurría con [Guillermo] Moreno”, el ex secretario de Comercio Interior, que renunció tras varios años de fracasos.

En tanto, economistas coincidieron en señalar que, a priori, el cambio de la cifra genera buenas expectativas, aunque habrá que ver si el nuevo índice se ajusta un poco más a la realidad y si, además, es acompañado por un plan para bajar la inflación. Agustín D’Attellis, de la corriente oficialista La Gran Makro, dijo que “es esperable que el nuevo IPC arroje un valor cercano al que actualmente mide el índice de precios implícito, el IPI, que surge de la relación entre PBI real y nominal, cercano al 20 por ciento anual”. Fausto Spotorno, del estudio Ferreres, dijo: “La verdad es que no sé si reflejará la inflación real, aunque tengo la esperanza de que lo haga, pero el cambio metodológico no es una solución si se cargan precios falsos, como sucede hasta ahora”.

Marco Lavagna, director de Ecolatina, coincidió con este reparo y aclaró que “un termómetro que muestre el problema y sus razones debería mejorar las expectativas, que, igualmente, no durarán si rápidamente no se dan señales sobre cuáles serán las acciones concretas, y de largo plazo, para afrontar la inflación”. Al respecto, D’Attellis sostuvo que “los acuerdos de precios son efectivos en el corto plazo, pero deben ir acompañados de medidas que apunten a un ordenamiento macroeconómico, en los frentes fiscal, monetario y cambiario”.

Fuente: Lanacion.com

COMENTARIOS