Detrás de escena

Los escandalosos tuits de un flamante funcionario cercano a Aníbal Fernández

Carlos Caramello es el interventor designado por Teresa Parodi para dirigir, por 180 días, el Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego. En Twitter, el funcionario se ocupa de, en tono irónico, criticar a la oposición

viernes 13 de febrero de 2015 - 11:49 am

La ministra de Cultura, Teresa Parodi, intervino ayer, y por el plazo de 180 días, el Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego. A cargo del organismo quedará Carlos Héctor Caramello, un funcionario que responde al secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández.

“La intervención implica el desplazamiento de autoridades y tendrá facultades de administración y gobierno, con la finalidad de normalizar el funcionamiento del instituto”, indicó en un comunicado la cartera que conduce Parodi.

Parodi le encomendó al interventor, según informó La Nación, la “regularización” del organismo, creado por la Presidenta para “el estudio, la ponderación y la enseñanza de la vida y obra de las personalidades de nuestra historia y de la Historia Iberoamericana…” que “…obligan a revisar el lugar y el sentido que les fuera adjudicado por la historia oficial, escrita por los vencedores de las guerras civiles del siglo XIX”.

Mientras tanto, en Twitter, Caramello se luce con los tuits más brutales y descabellados de la red, que comparte desde su usuario @caramellocumpa. Su perfil asegura: “Con el Peronismo no alcanza… Sin el Peronismo, no se puede”.

Caramello ejerció como director, designado por Néstor Kirchner, del Instituto Nacional de Capacitación Política en el 2003. Pero, además de trabajar con Aníbal Fernández, el interventor tiene un pasado “oscuro”: durante el gobierno de Carlos Menem trabajó como asesor del ex ministro del Interior Carlos Corach, con el ex diputado bonaerense Osvaldo Mércuri y también como asesor de los ministros de Trabajo de Menem, Rodolfo Díaz y Jorge Triacca.

Mirá los tuits del personaje a cargo del Instituto de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego

COMENTARIOS