Detrás de escena

Un brindis de fin de año en Casa Rosada, sin Cristina y sin alcohol

Se trata de la primera vez que el Gobierno realiza esta festejo sin servir bebidas alcohólicas entre los invitados, entre los que destacaron periodistas acreditados en Casa Rosada

lunes 23 de diciembre de 2013 - 6:05 pm

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, encabezó esta tarde el saludo de fin de año a los periodistas acreditados en la Casa de Gobierno, acompañado por los funcionarios que tienen oficinas en el edificio.

A diferencia de años anteriores, la presidenta Cristina Fernández, que viajó al sur el viernes pasado, no participó del brindis. Pero la ausencia presidencial no fue la única tradición que se rompió: en esta oportunidad no hubo ni una gota de alcohol y se brindó con gaseosa y agua mineral.

Día atrás el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, desmintió a través de un comunicado oficial su supuesto enojo porque los invitados al festejo por los 30 años del retorno de la Democracia hubieran disfrutado en la Casa Rosada de un buen servicio de vino y champagne. como lo había publicado un matutino.

La desmentida de Parrilli duró poco, ya que el mismo matutino difundió un video en el que se veía claramente a uno de los artistas del festival con un par de botellas de vino y el balde de hielo en uno de los camarines que se habían preparado en el interior del edificio gubernamental.

Para evitar publicaciones molestas y verse en la obligación de desmentir, Parrilli optó directamente por no servir nada de alcohol.

En las sombras, dos caras desconocidas de La Cámpora

En el saludo de fin de año que el gobierno brindó hoy a los periodistas acreditados en la Rosada asistió, como es de rigor, el secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, acompañado por sus colaboradores que -entre sanguchito y jugo de naranja- departieron con la gente de prensa.

Sin embargo, hubo dos que se quedaron en un rincón porque, aunque pertenecen al área de Comunicación Pública, sus caras son absolutamente desconocidas para los hombres y mujeres que trabajan en la Rosada.

Se trata de dos funcionarios de La Cámpora, que llegaron al gobierno de la mano del ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina: Rodrigo “Rodra” Rodríguez, subsecretario de Comunicación Pública, y su compañero de militancia Hernán Reibel, director Institucional de esa área, definidos por un viejo empleado de la Casa como los “bajadores oficiales de la línea” que llegaron al salón, picaron algo y se fueron sin cruzar una palabra con nadie.

COMENTARIOS