Estafas en River

CFK y los Borrachos del Tablón: “Mientras esté Cristina, no nos pasa nada”

Matías Goñi, uno de los capos de la barra brava de River, desnuda su fuente de impunidad e involucra a Cristina Kirchner, Moreno, el club y la Policía

lunes 23 de diciembre de 2013 - 9:44 am

La causa por la reventa de entradas en River que engloba a dirigentes, barrabravas, policías y hombres del poder, tiene su día D: estalla o se plancha definitivamente hoy a las 13.30 .

Hasta entonces, la Fiscalía de Saavedra, que pidió los allanamientos y las detenciones de, entre otros, a Daniel Passarella y Diego Turnes, tiene tiempo para apelar el rechazo que el juez Fernando Caunedo impuso a la medida.

En medio de las escuchas que dieron origen a la causa más explosiva del año, en un diálogo entre Uequín y Goñi en el que el primero se muestra preocupado porque algunos policías quieren una parte mayor del negocio o caso contrario lo deschavarían, Goñi se ufana: “Yo no hablo con nadie de ellos. A mí me chupan la pija Conductas Delictivas, Eventos Deportivos (por las dependencias supuestamente antibarras de la Federal). Estuve una hora y media en Balcarce 50 (sede, sí, de la Casa Rosada) y vos me venís a hablar de estos pelotudos. Mientras esté Cristina Kirchner, me lo aseguraron hoy, no me pasa nada, ni a mí, ni a Guillermo, ni a Martín, ¿entendés?”.

Se recuerda que Goñi presta servicios al kirchnerismo desde hace tiempo. En 2007 fue contratado para la Secretaría de Industria por orden de Guillermo Moreno, cuando ya estaba procesado por la Justicia por la gresca del playón (batalla de la barra el 6/5/07). De hecho, cuando fue a declarar al Tribunal Oral 15 y empezó el interrogatorio, paró en seco a los jueces con una frase impactante. “¿Qué hago? Yo respondo a Guillermo Moreno”, y con una mueca irónica pareció decir “¿tienen algo más que preguntarme?”.

Debemos remontarnos al 22 de marzo de 2013 para encontrar otro claro ejemplo de los vínculso entre la barra de River y el Gobierno Nacional: Argentina recibía a Venezuela por las Eliminatorias. Mientras Sabella planificaba el partido, Goñi hablaba con alguien identificado como Miguel Calvete (¿el capo de la federación de supermercados chinos?) y se daba este diálogo:

-Calvete: ¿Podés hablar o estás enquilombado?

-Goñi: Estoy en la secretaría haciendo algo para la jefa.

-Calvete: No me nombres, después pegame un toquecito y nos tomamos un cafecito.

-Goñi: Hoy imposible, porque viste…

-Calvete: Ah, sí, el partido.

-Goñi: Sí, tengo que meter dos banderas que me manda… –

-Calvete: ¿El jefe (por Moreno)?

-Goñi: No, Cristina, más arriba por suerte.

-Calvete: ¡Mejor!

-Goñi: Tengo que ir a Olivos a buscar las cosas y de ahí a la cancha. Llamame el lunes.

En Olivos está la residencia presidencial. Dos horas después de este diálogo, la antena de Goñi impacta en esa zona del conurbano. Durante el partido, en las tribunas se vieron dos banderas. Una decía “Fuerza, Cristina”. La otra, “Hasta la victoria siempre Comandante Chávez”. Y según reportó al día siguiente el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información en su página web y en la TV venezolana las banderas habían sido elaboradas por La Cámpora. Y mostradas, claro, por Los Borrachos del Tablón, cuya impunidad para hacer negocios ilegales a costa del club y los hinchas, que dejan un reguero de sangre y muerte, parece provenir del máximo poder del país.

 

Fuente: Ole.com.ar

COMENTARIOS