Inseguridad

Escalofriante: lo asesinaron delante de su esposa e hijos y se despidió una vez herido

El hecho ocurrió en Villa Tesei, partido de Hurlingham. El hombre de 45 años murió cuando tres ladrones entraron a su casa mientras él cocinaba y lo mataron delante de su familia

jueves 29 de enero de 2015 - 3:10 pm

Marcelo Fabian Rodríguez, integrante de la Armada, fue asesinado en la noche del martes frente a su esposa y sus cinco hijos.

El crimen ocurrió cerca de las 22 en una casa ubicada en el barrio de Villa Tesei, en el partido de Hurlingham. Rodríguez se encontraba cocinando, cuando tres ladrones ingresaron a la propiedad por la pared del fondo con intenciones de robar objetos de la casa.

Dos de los asaltantes se quedaron en el quincho con la mujer, mientras que el otro ingresó al interior del hogar donde estaba Rodríguez junto a dos de sus cinco hijos.  [pullquote]Asesinaron a un hombre de un tiro delante de su esposa y sus cinco hijos[/pullquote]

Según el relato de su esposa, Silvana Iannello, los ladrones que estaban con ella le pedían dinero, mientras que el que estaba junto a su esposo le exigió que se arroje al piso. “En un segundo escuche un tiro”, contó la mujer.

El tiro terminó con la vida de Rodríguez, quien forcejeó para que el ladrón no entre en el cuarto donde se encontraban dos de sus hijos. Los otros dos asaltantes que estaban con Iannello y el más pequeño de los cinco hijos huyeron despavoridos pensando que el disparo había sido ejecutado por el dueño de casa.

En el momento que los ladrones escaparon del lugar, toda la familia fue a ver a Rodríguez, quien se encontraba en el piso con un disparo. “Mi esposo me miró y me dijo: ‘Chau, Sil’. Le dije que lo amaba y que tenía que vivir por sus hijos y que tenía que resistir y ya no habló más. En la ambulancia hizo un paro”, contó entre lágrimas la abogada.

Rodríguez alcanzó a ser asistido y llevado rumbo al hospital de Haedo, pero murió en el camino.

La mujer contó que habló con Hugo Matzkin, jefe de la Policía Bonaerense, quien le dijo que “están moviendo cielo y tierra para encontrarlos”. “Me prometió que los iba a encontrar y mi pálpito es que están cerca”, se esperanzó la mujer.

COMENTARIOS