Sociedad General

Cuatro años después de fingir su muerte, lo descubrieron por Facebook

Luego de buscarlo intensamente por cielo y tierra, todos creían que se había ahogado en el río Uruguay. Sin embargo, apareció con una nueva vida en Brasil

jueves 29 de enero de 2015 - 12:33 pm

Un plan perfecto que duró cuatro años. Un hombre fingió su propia muerte en enero de 2011 en el río Uruguay, en Misiones, pero las redes sociales le jugaron una mala pasada y lo descubrieron con una nueva vida en la ciudad brasileña de Curitiba.

Ariel Darío Leites Do Santos, de 44 años, intentó cambiar su fisonomía al dejar crecer su cabello y cambiar el corte de su barba. Sin embargo, esto no alcanzó y lo descubrieron a través de Facebook, según publicó el diario Clarín.[pullquote position=”right”]Cuatro años después de fingir su muerte, lo descubrieron por Facebook[/pullquote]

Hace más de cuatro años, Leites vivía en Oberá, Misiones, donde tenía una empresa dedicada a la informática y algunos emprendimientos turísticos, pero a fines de 2010 estaba tapado de deudas de las que no podía salvarse, contaron en la ciudad.

El 2 de enero del 2011, el hombre fue a pasar el día a la costa del río Uruguay, cerca de Panambí, donde entró y salió varias veces del agua. En un momento, las personas con las que estaba dejaron de velos y comenzaron su búsqueda temiendo lo peor.

La Policía no tardó en llegar y solicitó la ayuda de Gendarmería y Prefectura Naval para encontrar a Leites. Al otro día se sumaron fuerzas federal de Brasil y un helicóptero. La búsqueda se extendió a casi 100 kilómetros, pero nunca pudieron hallar su cuerpo. Lo único que encontraron los rescatistas fue un short que reconocieron sus familiares.

“Me fui porque no tenía otra opción; fue por motivos de seguridad mía y de mis familiares”, le dijo a un medio local, y aseguró que no tiene deudas en el país y que en Brasil obtuvo una cédula de identidad para extranjeros con su nombre real.

Tras su programada desaparición, partió rumbo a Brasil junto a una joven con la que mantenía una relación amorosa clandestina, con quien se fue a Curitiba y tendrían un hijo pequeño.

De a poco, y cuando ya se estaban olvidando de él, reapareció. Primero le escribió a una vieja amiga en Facebook: “No estoy muerto, estoy de parranda, jajajaja”. Más tarde se contactó con los otros viejos amigos que habían quedado en Misiones, muchos de los cuales participaron del operativo de búsqueda en el río.

Su padre, Bernabé, admitió ayer que hace más de un año su hijo lo llamó para decirle que estaba en Brasil y que oportunamente iba a contarle lo que sucedió, pero nunca volvió a contactarse. Sin tener el cuenta el poder de las redes sociales, Leites Dos Santos, comenzó a subir fotos a sus cuentas y así fue como lo descubrieron.

COMENTARIOS