Fútbol

Un jugador argentino que quería ir a ver el partido de la Copa del Rey fue detenido en Madrid

El futbolista no tenía la documentación que le pidió la policía en el Paseo de los Pontones, lugar donde la autoridades establecen uno de los controles para acceder al estadio en coche

jueves 29 de enero de 2015 - 10:48 am

El jugador de Atlético de Madrid, Cristian Ansaldi, se encontraba en las cercanías del Vicente Calderón para presenciar el partido por los cuartos de final de la Copa del Rey, entre su equipo y el Barcelona, pero no pudo entrar al estadio.

El futbolista argentino fue detenido por la policía por no contar con la documentación que le exigió la autoridad. Ansaldi se quiso excusar ante los efectivos, pero finalmente terminó en la comisaría de Arganzuela, donde procedieron al reconocimiento de su identificación. [pullquote position=”right”]Un jugador argentino que quería ir a ver el partido de la Copa del Rey fue detenido en Madrid[/pullquote]

Todo sucedió en el Paseo de los Pontones, donde la Policía realiza uno de los controles que acceder al estadio con vehículo. En el lugar, a cierta hora ya no se puede circular por la zona, excepto que se lleve una acreditación para hacerla, la cual no tenía el lateral. Lo único que pudo presentar ante el agente fue su pasaporte.

En medio de una tensa conversación, el futbolista cerró la puerta de su coche de forma violenta y golpeó el brazo del oficial, según Cadena SER. Esta reacción fue la que motivó a los policías a  detener al defensor argentino y trasladarlo a la comisaría del distrito.

Una vez que los directivos del club madrileño se enteraron de lo sucedido, el abogado del Atlético se dirigió hacia las dependencias policiales para brindarle una ayuda legal al futbolista.

Por otro lado, el representante de Ansaldi, Francisco Culasso, contó que el futbolista “había tenido un problema con una de sus mellizas, que tenía un cudro febril. Como la había llevado al sanatorio, llegó sobre la hora al partido”.

“Él no estaba convocado porque se estaba recuperando de una rodilla y salió rápido para ir al Calderón a ver el partido. Pasó el primer control policial sin problema y en el segundo, ya casi sobre el acceso a la cancha, se ve que no lo reconoció el policía. El jugador baja del automóvil para charlar y al parecer, al bajar de la camioneta el policía ubicó la mano al costado y le agarró un dedo. Ahí se agarraron mal… él le explicó que no se lo hizo apropósito, pero bueno…”, continuó el representante del jugador en diálogo con Radio La Red.

“Lo detuvieron de una forma bastante irrisoria. La gente del club ya sabe, pero ahora está incomunicado. Fue un malentendido. Por ahí le contestó medio mal de apurado, pero no es prepotente ni nada”, concluyó Culasso.

COMENTARIOS