Muerte del fiscal Nisman

Padre de víctima de Cromañón deslizó que Lagomarsino lo espió por orden de Néstor Kirchner

Así lo confirmó esta mañana José Iglesias, padre de una de las víctimas. El hecho ocurrió en 2005. "No parecía raro que nos espiaran, visto desde hoy a la distancia", contó en Radio Nacional

jueves 29 de enero de 2015 - 10:51 am

José Iglesias, padre de una de las víctimas de la Tragedia de Cromañón, reveló que Diego Lagomarsino accedió al dormitorio de su fallecido hijo para supuestamente sacar fotos, aunque en el lugar no había suficiente luz para realizar las imágenes.

Lagomarsino se había presentado ante Iglesias como un fotógrafo aficionado y lo acompañó durante dos semanas en 2005, asistiendo a reuniones y accediendo a su estudio, donde estaba presente incluso cuando hacía llamados telefónicos.

“Mi por entonces pareja Beatriz Campos -ella es fotógrafa- me dice que con la luz que había en el cuarto necesitaba flash, y él no tenía flash. Con la camarita que tenía no se podía sacar fotos (con la luz del lugar). Y nos cayó una ficha. Y al día siguiente el tipo desapareció”, comenzó en diálogo con Radio Nacional. [pullquote position=”right”]Padre de víctima de Cromañón deslizó que Lagomarsino lo espió por orden del Gobierno[/pullquote]

Y continuó: “Seis, siete meses después, yo venía caminando por la calle Lavalle y lo vi caminar por la misma vereda. Me decidí abordarlo, él me vio, cruzó corriendo la calle , se fue por la esquina y desapareció. Nunca más lo volví a ver hasta que apareció la foto por la trágica muerte de Nisman”.

“La primera foto que vi fue la del perfil de Facebook, me impactó. Busqué en internet con Google imágenes y no tuve dudas: era él. Para confirmarlo, le pregunté a Beatriz y me dijo que sin dudas era él”, explicó.

A raíz de esto, José Iglesias se acercó a la Fiscalía de Viviana Fein donde contó los hechos en la sede judicial.

Al ser consultado por el móvil de la supuesta maniobra de infiltración, José Iglesias explicó: “Yo en aquél momento había hecho declaraciones el 3 de enero por la actitud de los gobiernos, del Nacional y de la Ciudad. Había hecho declaraciones fuertes. Incluso relativas al Presidente (Néstor Kirchner, por entonces) que se había quedado en el sur”.

“Nosotros eramos algo que había que saber de qué se trataba. No parecía raro que nos espiaran, visto desde hoy a la distancia. Es comprensible, no justificable. Para ver quién son, a dónde van. Que se respondían muy fácil viniendo a nuestras reuniones cotidianas”, completó.

COMENTARIOS