Muerte del fiscal Nisman

Lagomarsino: “Nisman me pidió un arma y me dijo que no confiaba en la custodia”

El ingeniero informático describió con detalles sus dos visitas al departamento del fallecido fiscal Alberto Nisman. Además, el abogado desmintió la versión de Cristina Kirchner que había dicho que Lagomarsino comenzó la gestión de su pasaporte el 14 de enero

miércoles 28 de enero de 2015 - 3:30 pm

Diego Lagomarsino reveló esta tarde que el fiscal Alberto Nisman le confesó que el último día que lo vio con vida tenía “más miedo de tener razón que no tener razón” de los datos que investigaba sobre el atentado a la AMIA y que presuntamente involucraba a la presidenta Cristina Fernández.

El colaborador del fiscal fallecido que está imputado por haberle prestado su pistola dio una conferencia de prensa en el estudio de su abogado defensor, Maximiliano Rusconi, en esta ciudad en el que dio detalles del momento en que Nisman le pidió un arma.

Lagomarsino comentó que Nisman le confesó ese día: “Estoy más preocupado porque tengo más miedo de tener razón que de no tener razón, con otras palabras me dijo. En ese momento dice: ‘Tenés un arma’ y me dejó totalmente mal parado, no entendía nada”.

Desmentida a Cristina

El abogado de Lagomarsino rechazó la versión de Cristina Fernández de Kirchner, quien había dicho que el ingeniero informático había comenzado a gestionar su pasaporte el mismo día de la muerte del fiscal.

En respuesta a esta versión, Rusconi explicó que la gestión del pasaporte fue iniciada en diciembre, y que le otorgaron turno para el día 14 de enero para asistir a la gestión del nuevo pasaporte. Sin embargo, la familia de Lagomarsino ya planeaba desde diciembre pasado su viaje a los Estados Unidos.

“Nos ha sorprendido mucho la declaración de la Presidenta”, comentó Rusconi.

El pedido del arma

El técnico en informática Diego Lagomarsino, imputado en la causa por la muerte de Alberto Nisman, sostuvo hoy que el fiscal le aclaró que no iba a “usar” el revólver Bersa calibre 22 que le pidió prestado y que provocó su deceso.

En conferencia de prensa, Lagomarsino señaló que, al prestarle el arma y preguntarle si sabía usarla, Nisman le aclaró: “No te preocupes, que no la voy a usar”. Aunque sólo declaró como testigo y no fue citado a indagatoria, Lagomarsino se encuentra imputado del delito de entregar un arma a quien no es legítimo usuario, castigado con penas de uno a seis años de cárcel.

COMENTARIOS