Muerte del fiscal Nisman

El abogado de Lagomarsino reveló cómo y para qué le pidió Nisman un arma

Maximiliano Rusconi relató detalladamente la secuencia en que el fiscal le pidió el arma a su asesor informática e indicó cuál era su mayor temor

miércoles 28 de enero de 2015 - 12:20 pm

“A las cuatro de la tarde, recibe un llamado privado, lo atiende y Nisman le dice ‘necesito que vengas’. Era usual que lo llamara en cualquier momento”, comenzó el relato el abogado Rusconi acerca de lo que sucedió el último sábado 17 cuando Lagomarsino le entregó el arma al fiscal. [pullquote position=”right”]El abogado de Lagomarsino revelo cómo y para qué le pidió Nisman un arma[/pullquote]

El penalista que comenzó ayer a defender al asesor informático de Nisman, en diálogo con Radio Mitre continuó con la descripción del hecho: “Nisman era lacónico en su trato, no le dice para qué, va a la casa, lo hacía usualmente por la puerta trasera, se anuncia con su DNI, autoriza el fiscal que suba, y Nisman le dice sorpresivamente ¿Tenés un arma?”.

Luego, Rusconi contó cuál fue la respuesta de Lagomarsino: “Yo tengo una sola arma, viejísima, anda mal, no está mantenida. Nisman le dice: ‘yo no lo voy a usar, pero tengo miedo que algún fanático estando con las chicas…”. Ante la pregunta sobre a qué fanático se refería, el letrado completó: “Algún fanático del gobierno actual” y aclaró que Nisman no se refirió a Jaime Stiuso.

“Nisman, medio que se enoja y Lagomarsino le dice ‘bueno dejame a ver si la encuentro’. Vuelve a la casa, y no le dice nada a su señora, y decide cumplir con el deseo del fiscal. Junta el cargador en la mochila. Nisman lo vuelve a llamar para ver si ya tenía “eso”. Él le contesta: si ya lo tengo, voy para allá. Entra al edificio por segunda vez, se encuentra con un custodio en el ascensor”.

“Nisman le da al custodio un sobre de color madera y se va. Esta vez Lagomarsino toma un café, le entrega el arma, le explica todos los problemas del arma por mal mantenida, y entre 20 minutos y media hora después se despide y Nisman le ofrece salir por la puerta principal. El ascensor se paró con cinco personas, se bajan en dos grupos, algunos por la cochera y otros se bajan con él. A las ocho recibe un llamado de su esposa y el va por autopista Illia. Las cámaras podrán confirmar que es así”, finalizó Rusconi.

COMENTARIOS