Mundo Saludable

La verdad sobre masticar chicle: ¿es tan malo como creemos?

Nadie les creía, pero las publicidades de chicles tenían razón: mientras no tengan azúcar, los chicles nos están ayudando a eliminar bacterias

sábado 24 de enero de 2015 - 2:47 pm

Los chicles son ese  mágico salvador para el mal aliento a la mitad del día cuando no tenes el cepillo de dientes a mano, una especie de snack para reducir el apetito y una especia de remedio paliativo para ayudar a los que intentan dejar de fumar, pero lo cierto es que no es un hábito muy bien visto por los odontólogos.

Ahora, un grupo de científicos ha proporcionado nuevas razones para demostrar que masticar chicle tiene sus beneficios.

Según el informe publicado, el chicle atrapa a bacterias dañinas que pueden causar cavidades dentales, y cuando tiramos el chicle eliminamos esas bacterias. Y no precisamente un puñado de bacterias: según los investigadores un chicle convencional puede atrapar hasta 100 millones de bacterias que ya no podrán hacernos daño.

Eso representa el diez por cierto de la carga microbiana en la saliva, una carga de bacterias similar a la que elimina el uso del hilo dental, aunque lo hace incidiendo en áreas distintas de la boca.

En el estudio cinco estudiantes de ingeniería biomédica comieron chicle en periodos de entre 30 segundos y diez minutos para evaluar la cantidad de bacterias eliminadas tras expulsar el chicle.

En las conclusiones se destaca también como a partir de los 30 primeros segundos la adhesividad del chicle se reduce, lo que hace que menos bacteria quede atrapada en él. Con todo y con eso, cuidado:los chicles con azúcar sirven para alimentar a esas bacterias bucales, y al fermentar estas bacterias esa azúcar, la biopelícula de nuestros dientes se vuelve más ácida y eso puede dar lugar a las famosas caries.

La solución es entonces comer con edulcorantes artificiales, que suelen tener propiedades antibacterianas

COMENTARIOS