Elecciones 2015

Binner anunció que podría ir por la gobernación de Santa Fe y tiembla Lifschitz

Con los problemas internos de UNEN y una seria caída de Binner como candidato a presidente en las encuestas, el santafesino busca volver a ocupar la gobernación de Santa Fe. El principal oponente está dentro de su partido, y no se va a bajar

sábado 24 de enero de 2015 - 11:53 am

El diputado Hermes Binner hizo olas este viernes cuando expuso ante la mesa chica del socialismo sus intenciones de bajarse de su candidatura presidencial para quedarse nuevamente por la gobernación de Santa Fe.

Su principal detractor resultó ser Miguel Lifschitz, que desde el 2011 viene insistiendo para ser gobernador y que, por ahora, era el candidato consensuado del partido y avalado por la mayoría del Frente Progresista santafesino.

Está claro que esta repentina bajada del candidato de UNEN se deben a la proyección en baja del santafesino a nivel nacional, las tensiones que atraviesa el partido internamente y la posibilidad de que María Eugenia Bielsa se presente finalmente por la intendencia de Rosario y le arrebate al socialismo su bastión original.

En la reunión con sus pares del partido, según contaron a La Política Online fuentes al tanto de las negociaciones, Binner trazó este delicado panorama y Lifschitz habría lagrimeado ante la posibilidad concreta de quedar una vez más afuera de la competencia por la gobernación, como le pasó en el 2011 cuando en una jugada sorpresiva, Binner reemplazó su candidatura puesta por el hasta entonces poco conocido Antonio Bonfatti.

El dilema para UNEN es que las encuestas no favorecen a Lifschitz, que iba a tener que hacer una gran campaña para instalarse en el centro norte de la provincia, sumado también a los problemas de gestión que atraviesa Bonfatti con la crisis de inseguridad.

Esos motivos fueron generando un escenario se daba muy propicio para un triunfo del macrista Miguel del Sel en la provincia y la peronista María Eugenia Bielsa en Rosario.

[pullquote]Binner anunció que podría ir por la gobernación de Santa Fe y tiembla Lifschitz[/pullquote]

¿Por qué caen los números de UNEN incluso en Santa Fe? Desde que Gendarmería abandonó la zona, la provincia de Santa Fe en general (y Rosario, que todos los medios señalan como la capital del crimen, ¿ en particular) atraviesan un profundo brote de violencia . En los primeros veintitrés días del año ya se registran 22 muertes violentas en Rosario.

Ese panorama puso en jaque a las gestiones tanto provincial como municipal, y la gente no manifiesta intención de voto para renovar estos gobiernos, pero Hermes Binner que no está dispuesto a perder Santa Fe, y mucho menos Rosario, cuna del socialismo.

Aunque el ex gobernador quiere volver a ocupar la casa gris, Miguel Lifschitz dió a entender en más de una ocasión que no va a dejarse ningunear de nuevo:  “Ya fui intendente en dos períodos”, dijo el actual senador provincial, que es uno de los políticos con mejor imagen entre los rosarinos.

Binner se resigna a perder las riendas del partido socialista y un triunfo de Lifschitz en la gobernación y la reelección de Mónica Fein en la ciudad de Rosario, que responde al ingeniero, lo dejarían en desventaja.

A fines del año pasado, y luego que Lifschitz hiciera públicos sus deseos de ser gobernador, Binner había ungido como candidato a uno de sus hombres más fiel, Rubén Galassi, actual ministro de Gobierno de Bonfatti.

Sin embargo, pocos días después, el crimen del narcotraficante Luis Medina y el secuestro de su computadora por parte de funcionarios políticos que respondían al ministerio de Galassi derivaron en una crisis que echó por tierra su candidatura.

Ahora, dependerá de la decisión que tome Lifschitz de jugarse a disputar una interna, como lo hizo Giustiniani en su momento o de acatar la decisión del jefe, correr los anhelos de Fein y volver a presentarse como intendente.

Una tercera opción por tangente sería que compita por un cargo nacional como diputado o senador lo cual diluiría el poder territorial que supo construir Lifschitz en el sur santafesino.

COMENTARIOS