Internacionales

A los 90 años murió el rey Abdulá de Arabia Saudí

Fuerte aliado de Estados Unidos en la lucha contra la red terrorista Al-Qaeda, buscó modernizar al ultraconservador reino musulmán. Será reemplazado por su medio hermano, el príncipe Muqrin

viernes 23 de enero de 2015 - 1:16 am

El rey Abdulá de Arabia Saudita falleció a los 90 años de edad, según informó la televisión estatal de su país, que anunció que su hermano Salman se convierte en el nuevo monarca.

Reportes indican que el rey se encontraba recluido desde hace algunas semanas debido a una infección pulmonar.
Antes de conocerse la noticia, la televisión saudita interrumpió la programación para emitir versos coránicos, que suelen significar la muerte de un alto miembro de la realeza. [pullquote position=”right”]A los 90 años murió el rey Abdulá de Arabia Saudí[/pullquote]

Abdulá llegó al trono en 2005 y desde entonces ha sufrido distintas recaídas de salud.
Era el número 13 de los 37 hijos del rey Abdulaziz. Se cree que nació en agosto de 1924 en Riad, aunque existe controversia acerca de su día exacto de nacimiento.

En un comunicado oficial, el nuevo rey Salman, de 79 años, nombró al príncipe Muqrin -medio hermano de Abdulá- como heredero de la corona.

“Su majestad Salman bin Abdulaziz Al Saud y todos los miembros de su familia y la nación lloran al Custodio de las Sagradas Mezquitas, el rey Abdulá bin Abdulaziz, quien falleció exactamente a la 1 de la mañana”, se lee en el texto.

Con el nombramiento inmediato de Muqrin como su heredero, sujeto a la decisión del Consejo de Lealtad familiar, Salman acaba con la especulación respecto a la sucesión real en el mayor exportador mundial de petróleo.

Lucha contra el terrorismo y la modernización

Fue un poderoso aliado de Estados Unidos que se unió a los esfuerzos de Washington contra la red terrorista Al-Qaeda y buscó modernizar al ultraconservador reino musulmán.

Con su llegada al poder, empezó un distanciamiento entre Riad y Washington, que exigía el retiro de las tropas estadounidenses que se establecieron en el reino desde 1991, cuando sirvió de base de operaciones a la acción militar con la que se desalojó a Irak de Kuwait.

Sin embargo, esos roces se redujeron cuando Arabia Saudita se involucró más en la lucha contra grupos afiliados a al Qaeda en la península arábica, que procuraban el derrocamiento de la monarquía wahabita.

Desde que llegó al trono, Abdulá trató de introducir elementos modernizadores en la cerrada sociedad saudita, al tiempo que se dedicó a contrarrestar la influencia del gobierno chiita de Irán, que es considerado como el rival político y religioso de los sauditas en la región.

COMENTARIOS