Muerte del fiscal Nisman

Habló el hombre que le prestó el arma a Nisman: “Stiusso le dijo que él y sus hijas se cuidaran”

Mediante una jueza, cuyo nombre no trascendió, el técnico informático que facilitó el arma de la escena del crimen contó su encuentro con el fiscal. Reveló que Stiusso le recomendó al fiscal que se cuidara

jueves 22 de enero de 2015 - 5:49 am

El colaborador de Alberto Nisman que le acercó el arma que terminó con su vida en su departamento de Puerto Madero declaró que el fallecido fiscal le confió que el ex espía Antonio Stiusso le recomendó que “se cuidara”.

Diego Lagomarsino aclaró que no es agente de inteligencia no tiene relación con el ex jefe de Operaciones de la SIDE, echado semanas atrás por la presidenta Cristina Fernández: “No tengo nada que ver ni jamás conocí a Jaime Stiuso”.

En un mensaje enviado al diario Página 12 a través de una jueza, cuya identidad no fue revelada, Lagomarsino sostuvo: “Nisman me dijo que era por seguridad. Que el día anterior lo había llamado Stiusso y le dijo que se cuidara de la custodia y que, además, tuviera precaución con la seguridad de sus hijas”.

Lagomarsino fue el que llevó un arma calibre 22 al fiscal federal a su departamento de la torre Le Parc, donde el domingo a la noche fue hallado muerto días después de haber denunciado a la presidenta Cristina Fernández por encubrimiento a Irán en la causa del atentado contra la AMIA.

Diego Lagomarsino es técnico informático y negó ser un agente de inteligencia, sólo trabajaba, desde su profesión, con el fiscal Alberto Nisman en la investigación por el atentado a la AMIA.
[pullquote position=”right”]Rompió el silencio el hombre que le prestó el arma a Nisman[/pullquote]

“Diego dice que a veces el fiscal lo citaba a la una de la mañana de un sábado. Que debía estar listo todo el tiempo. Es cierto que iba poco a la fiscalía. El afirma que la mayor parte del trabajo lo hacía de forma remota: le mandaban los archivos y él los desbloqueaba o copiaba o hacía los backups. Diego dice que nunca conoció el contenido de esos archivos”, indicó una jueza, amiga de la familia Lagomarsino, en diálogo con el diario Página12. El nombre de la magistrada no trascendió.

Y añadió: “Es un pibe joven, casado y con hijas chicas. Tiene mucho trabajo: le decimos ‘Cerebrito’, porque arregla todos los problemas en las computadoras. Yo le creo”.

Acerca de cómo Diego empezó a trabajar en la Unidad de Investigación, señaló: “Un juez de San Isidro tenía problemas en la computadora de su casa y recurrió a Diego. Como siempre suele suceder, Diego arregló los problemas. Le aseguro que es un tipo genial. Nisman también tuvo problemas en la computadora y este juez se lo recomendó. Así empezó la relación. Después Nisman le preguntó si no quería un contrato en la fiscalía”.

“Diego cuenta que Nisman lo llamó por teléfono y, como declaró ante la fiscal, le pidió prestada el arma. Hoy en día, Diego llora todo el día. Está destruido y se siente culpable. Básicamente porque no pensó en ese momento. Se pregunta cómo no se dio cuenta de que Nisman debía tener facilidad para conseguir un arma y no evaluó por qué se la pedía a él. Hoy en día, cree que Nisman tenía tomada la decisión el sábado a la noche cuando Diego le llevó la pistola”, concluyó la magistrada.

COMENTARIOS