Muerte del fiscal Nisman

La ex esposa de Nisman fue aceptada como querellante y puso en duda la idea de suicidio

"No puedo hacer ningún tipo de especulaciones. Hay una investigación en curso, respetemos y dejemos que actúe la Justicia", aseguró la jueza al llegar a la Fiscalía de Viviana Fein

martes 20 de enero de 2015 - 2:55 pm

La jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado fue aceptada hoy como “querellante” en la investigación por la muerte de su ex esposo, el fiscal federal Alberto Nisman, el domingo pasado.

Así lo confirmaron a la agencia DyN fuentes judiciales, que explicaron que Arroyo Salgado -quien estaba separada de Nisman desde hace unos dos años- fue admitida como querellante en representación de las dos hijas del matrimonio, ambas menores de edad. [pullquote position=”right”]La ex esposa de Nisman fue aceptada como querellante y puso en duda la idea de suicidio[/pullquote]

Esa situación podría demorar la entrega del cadáver de Nisman a los familiares para permitir las exequias.

La madre del fiscal se presentó el lunes, después de que hubo concluido la autopsia, pidiendo la entrega del cuerpo, pero en el interín se produjo el regreso al país desde Europa de Arroyo Salgado con sus hijas.

Con la representación de un abogado, la jueza de San Isidro advirtió que como la autopsia se realizó cuando ella no estaba en el país ni había asumido el rol de querellante, no pudo colocar “peritos de parte” para controlar la operación.

Ante ese escenario, la fiscal Viviana Fein y la jueza Fabiana Palmaghini podrían resolver una demora de al menos 24 horas en la entrega del cadáver a los familiares para su inhumación.

DYN13.JPG

Arroyo Salgado puso en duda la hipótesis del suicidio, una de las que barajan los investigadores tras hallarle muerto en su apartamento por un disparo en la sien.

La ex mujer del fiscal especial de la causa por el atentado contra la mutual judía AMIA declaró hoy ante Fein, quien también ha interrogado a los custodios de Nisman, al colega que le prestó el arma que puso fin a su vida y al dueño del edificio en el que vivía.

Los resultados de las pruebas conocidos hasta el momento no son determinantes para establecer la causa de la muerte.

COMENTARIOS