Muerte del fiscal Nisman

Un amigo íntimo de Nisman asegura que “fue un asesinato”

"Era un tipo lleno de vida, que le gustaba jugar al tenis, le encantaba salir a tomar café y a divertirse, nada que ver con una personalidad suicida", detalló escritor Gustavo Perednik, Además, apuntó contra algunos nombres cercanos al Gobierno

martes 20 de enero de 2015 - 2:42 pm

A horas de la muerte del fiscal especial de la AMIA, Alberto Nisman, comienzan a surgir dudas sobre la primera hipótesis de un eventual suicidio por parte del encargado de investigar el atentado a la mutual judía AMIA, en 1994.

En este sentido, el escritor y filósofo Gustavo Perednik, quien actualmente vive en Israel y era amigo íntimo del fiscal Nisman, se pronunció convencido de que la muerte del abogado fue a causa de un asesinato y no un suicidio.

“Era un tipo lleno de vida, que le gustaba jugar al tenis, le encantaba salir a tomar café y a divertirse, nada que ver con una personalidad suicida”, detalló.

Y agregó: “Entiendo que lo políticamente correcto es decir ‘la muerte de Alberto Nisman’, pero fue un asesinato. Y repetirlo una y otra vez porque la mafia oficial está tratando de difundir la idea de un suicidio, lo que es notoriamente absurdo desde todo punto de vista que uno pueda analizarlo”, dijo en diálogo con Rock and Pop.

“Estamos hablando de alguien que está en unos minutos preparado para ir al Congreso Nacional para hacer una gran revelación y repentinamente aparece muerto en su casa. Acá no hace falta ser Sherlock Holmes para atar cabos”, explicó en declaraciones radiales.

Por otra parte, cuando fue consultado sobre quién estaría interesado en acabar con la vida de Nisman, aclaró: “Lo lógico que se puede deducir es que hay alguien vinculado al poder en la Argentina que prefirió que Nisman no destapara la olla y lamentablemente lo logró”.

En la misma línea, aclaró:  “El primer gran sospechoso es Irán”, aunque “Irán no actúa solo, él busca algún contacto local que le haga el trabajo fácil y aquí aparecen aquellos sectores que Nisman estaba ya acusando (…) que son las patotas que se mueven al lado del Gobierno, que no tienen puestos concretos en él, y por lo tanto nunca puedes llevar a un dedo acusador al Gobierno oficialmente, pero estas patotas son perfectamente el posible brazo ejecutor de un asesinato que se ha ordenado por Irán, leáse Luis D’Elía, Esteche y Quebracho…”, sentenció.

COMENTARIOS