Sociedad General

Las leyes cotidianas que nadie cumple, porque nadie conoce

Distintas situaciones diarias que se viven como cliente o consumidor atentan con nuestros derechos, y en la mayoría de los casos esto no se sabe

martes 20 de enero de 2015 - 2:02 pm

Muchas veces los consumidores y clientes tienen derechos que no se cumplen, no solo porque ellos mismos no los conocen, sino también porque los empleados y gerentes tampoco tienen la información necesaria para hacer que se cumplan.[pullquote position=”right”]Las leyes cotidianas que nadie cumple, porque nadie conoce[/pullquote]

En una nota que escribió Victoria De Masi para el diario Clarín, se puede ver cómo en distintas situaciones diarias no se cumple la ley. Hechos a los que estamos acostumbrados a vivir diariamente, podrían cambiar si se conociesen los derechos argentinos.

Una de las situaciones comunes que puede darse en cualquier local es que el guardia le pida a quien entra o sale sus pertenencias, como bolsas o carteras. Sin embargo, lo que la seguridad y  los clientes desconocen es que ninguna persona tiene la obligación de mostrar sus objetos, según lo que indica el artículo 18 de la Constitución Nacional, que protege los papeles privados entre otras garantías.

Otro de los derechos “básicos” que marca la ley de la Ciudad 4407, es que en los restaurantes y bares solo pueden cobrar cubierto si en la mesa ofrecen pan, agua y sal.

Muchas veces queremos ingresar a un cine con nuestro propio alimento o nuestra gaseosa, pero si esto no está escondido, el empleado de la entrada te prohíbe que los pases. Aunque la mayoría no lo sepa, “en ningún lado se establece que uno debe entrar con la comida o bebida que venden en el centro comercial. Este es un problema muy frecuente que necesita una respuesta inmediata. El inconveniente es que las empresas no cuentan con personal que puedan atender estas denuncias. Pero uno puede ingresar al cine con lo que quiera beber o tomar, sea comprado dentro o fuera del lugar”, aseguró Carolina Suárez, vicepresidenta del Centro de Educación al Consumidor.

“Hoy no hacemos cambios”, es otra de las respuestas que no cumplen con la ley, ya que la legislatura porteña sancionó la ley 3281 que habilita a los consumidores el derecho a hacer cambios de productos sin trabas y cualquier día, mientras el local esté atendiendo.

En relación a las promociones y los descuentos, la ley porteña 5008 obliga a todos los comercios a que no realicen diferencias de precio entre operaciones en efectivo o con tarjeta de débito y crédito, excepto que sean a favor del consumidor.

Curiosamente, otro derecho de las personas es pedirle a un taxista que cambie el dial de la radio o que directamente la apague. Si se quiere respetar al pie de la letra el artículo 1204 del Código Civil, el pasajero hasta podría no pagar si el conductor no respeta el rojo de un semáforo o excede la velocidad.

COMENTARIOS