Política

Furiosa por la crisis de los tampones, Cristina Kirchner ahora quiere quedarse con la Cámara de Importadores

La presidenta mandó a Capitanich a dividir a la entidad, que uno de los gerentes abandonó tras una reunión con funcionarios

sábado 17 de enero de 2015 - 8:55 am

En medio de la polémica por los faltantes de tampones y un nuevo fallo en contra del control de las importaciones por parte de la Organización Mundial del Comercio(OMC), el gobierno salió a dividir a la cámara que nuclea al sector(Cira), que terminó con la salida de uno de sus gerentes.

La escasez de este producto para la higiene femenina, muy demandado en época de verano, había generado la repetida aparición en los medios de Miguel Ponce, encargado de comunicación de la Cira, quien denunció que el Banco Central frenó todos los pagos de importaciones entre el 20 de diciembre y el 5 de enero

Los funcionarios no tardaron en cruzarlo. El Secretario de Comercio, Augusto Costa, sostuvo que se trató de “una especie de corrida contra el tampón inducida por una operación mediática”, que en realidad se debió a “problemas de logística” y no por las trabas a las importaciones, aunque curiosamente las tres empresas que venden el producto tuvieron la misma dificultad. Mientras tanto, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, habló de “estrategias comerciales” de las empresas.

El martes, el presidente del BCRA, Alejandro Vanoli levantó el teléfono y se hizo entrevistar por Télam para continuar con las desmentida. “Es absolutamente falso que no hayamos autorizado pagos de operaciones de importación entre el 20 de diciembre y el 5 de enero como afirmó Ponce, ya que en ese lapso autorizamos u$s 1.334 millones para esos fines”, lo cruzó el funcionario.

Ese mismo día, Capitanich convocó al titular de la Cira, Diego Pérez Santisteban, a una reunión en la Casa Rosada. Fue acompañado por uno de los secretarios de la cámara y su socio comercial, Ruben García.

“Nosotros habíamos hecho un informe en la cámara y las cifras de Vanoli son ciertas. No hubo la restricción mencionada por Miguel”, comentó Santisteban al salir de la cumbre, durante la cual no se resolvió nada.

De esta manera, respaldó la posición oficial y desautorizó a Ponce, con quien mantenía una dura interna desde hace meses, cuando la Cira ingresó al Foro de Convergencia Empresarial- un espacio que, curiosamente, aglomera a directivos con un fuerte perfil opositor- y declaraciones algo desafortunadas por parte de Santisteban.

Desde la jefatura de Gabinete informaron como una novedad que “todos los requerimientos en materia de importaciones deben ser tramitados por la página web de la Secretaría de Comercio, en virtud de la trazabilidad de cada una de las transacciones y la automaticidad de sus respuestas”. Sin embargo, esa operatoria ya se venía implementando desde que Costa reemplazó a Guillermo Moreno en el área.

Por otro lado “se realizarán reuniones periódicas de evaluación del flujo de importaciones”, en tanto que la Cámara se comprometió a presentar su plan de inversiones. Estos dos puntos también ya habían sido acordados previamente. Por el contrario, no hubo compromisos para liberar las compras al exterior o la adquisición de divisas para pagarlas, las dos máximas preocupaciones del sector.

Tras la foto de Santisteban con Capitanich, que reflejó la cooptación de la Cira por parte del gobierno, Ponce abandonó su cargo, tras varios años de lidiar con las trabas a las importaciones del kirchnerismo.

 

Fuente: La Política Online

COMENTARIOS