Sociedad

Descubren celdas VIP en Santa Fe: televisores LCD, aires acondicionado y celulares libres

En una comisaría de la localidad santafesina de Arroyo Seco acondicionaron celdas especiales para presos considerados de alta peligrosidad; entre ellos, un ex líder de la barrabrava de Newell's

martes 13 de enero de 2015 - 2:29 pm

Un área de celdas VIP, con televisores Led, celulares y aire acondicionado, entre otras comodidades, fue detectada en una comisaría de la localidad santafesina de Arroyo Seco, donde estaban alojados presos considerados de alta peligrosidad, que pagaban por esos privilegios. [pullquote position=”right”]Descubren celdas VIP en Santa Fe: televisores LCD, aires acondicionado y celulares libres[/pullquote]

Fuentes oficiales informaron hoy que una inspección de funcionarios de la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de Santa Fe detectó la irregularidad en la comisaría 27a. de la ciudad de Arroyo Seco, 35 kilómetros al sur de Rosario. Por ese motivo, fueron separados de sus cargos el titular de la seccional, comisario Cristian Moya, y el jefe de Inspección de Zona, Daniel Villanoa, a quienes se les inició un proceso por un presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público, dijeron las fuentes.

De acuerdo con esa información, entre los presos beneficiados con esos privilegios prohibidos se encontraba, entre otros, Diego “Panadero” Ochoa, ex jefe de la barrabrava de Newell’s Old Boys, quien se encuentra imputado por los asesinatos de Roberto “Pimpi” Camino, anterior líder de los barras de ese club, y de un conocido delincuente, Maximiliano “El Quemadito” Rodríguez, cometido en 2013.

Cómo eran las celdas VIP

Los reclusos contaban con numerosas comodidades como televisores con tecnología Led, una heladera, aire acondicionado y acceso irrestricto a telefonía celular.

Otro de los presos VIP del lugar era Mauro Quebertoque, hijo de un policía, acusado del homicidio de Eugenio Badaloni, cometido en la intersección de San Juan y Entre Ríos, macrocentro de Rosario, el 2 de diciembre de 2013.

La investigación quedó a cargo de la Unidad Fiscal de Flagrancias de los Tribunales provinciales de Rosario.

COMENTARIOS