Elecciones 2015

Fuerte cruce entre el massismo y el PRO tras el pase de De Narváez: Macri lo tildó de “panqueque”

Macri tildó al colorado de “panqueque” y resaltó la coherencia de su espacio. Uno de sus ministros habló de “oportunismo electoral”

martes 13 de enero de 2015 - 7:29 am

Los tiempos de esplendor yapasaron para Francisco De Narváez, que supo ganarle un mano a mano electoral a Daniel Scioli y a Sergio Massajuntos. En aquella ocasión, durante los comicios legislativos de 2009, el aliado estratégico del colorado era ni más ni menos que Mauricio Macri, el tercer presidenciable. Los tiempos cambiaron, y pese a que viene de acumular dos derrotas consecutivas, el colorado se las arregló para sacudir las aguas opositoras con su desembarco en el Frente Renovador.

La mecha empezó a correr la semana pasada, cuando Massa hizo oficial la incorporación en Tigre. Pero la bomba explotó recién el domingo, cuando el propio Macri salió a fustigar a su exaliado. “De 2009 a hoy ya estuvo con un montón de gente, llamalo a (el radical Ricardo) Alfonsín y preguntale a él si panquequeó”, lanzó el jefe de gobierno porteño. [pullquote position=”right”]Fuertes cruces entre el massismo y el PRO tras el pase de De Narváez: colorado de “panqueque” dijo Macri[/pullquote]

En declaraciones radiales, el líder del PRO, además, aprovechó a desearle “suerte” a la candidatura de De Narváez por el massismo. De esa forma, se ocupó de dejar en claro que no está dentro de sus posibilidades negociar con el Frente Renovador a nivel provincial para fortalecer su candidatura como presidenciable. “Lo que nosotros hemos mostrado es una coherencia, siempre estuvimos en el mismo lugar”, completó.

Para el massismo la jugada, al momento, trajo muchos beneficios: al tiempo que fortaleció la imagen opositora del partido, agrandó la super interna en la que el diputado Darío Giustozzi y el exgobernador Felipe Solá competirán codo a codo con el colombiano para recibir la bendición partidaria y enfrentar con el aparato massista al candidato K. Todo podría cambiar, sin embargo, si Martín Insaurralde decide dar el salto y jugar con los renovadores.

Distintos voceros del PRO se ocuparon de dejar en claro en diálogo con Perfil.com que “el acuerdo entre De Narváez y Massa no mueve el amperimetro” de María Eugenia Vidal, la elegida por el macrismo para remar en las turbulentas aguas del principal bastión electoral. Sin embargo, la novedad no cayó del todo bien en el espacio, por tratarse de un dirigente con el que supieron mantener buenas relaciones.

El ministro de Hacienda de la Ciudad, Néstor Grindetti, –en campaña para conquistar la intendencia de Lanus– le espetó al colorado pecar de “oportunismo electoral”. Y explicó: “Somos distintos a ellos, no digo mejor o peor, no hago juicio de valor, pero al menos somos coherentes. De Narváez ya estuvo en muchos espacios diferentes, nos gustaría saber cuáles son sus valores e ideas, ya que ha pasado de un lado para el otro”.

Sus declaraciones irritaron a varios dirigentes massistas de la provincia, algunos con pasado en el macrismo, como Patricio Hernández, cercano al intendente de San Miguel Joaquín de la Torre, quien le respondió en duros términos al ministro en Twitter y le recordó reuniones previas a los comicios de 2013 “para empezar a jugar con el massismo en Lanus”.

“Al PRO lo que le molesta es no hacer pie en la Provincia, su problema es que tienen menos calle que Venecia, se creen que son una vanguardia iluminada como para salir a rasparse las rodillas”, lanzó, en diálogo con Perfil.com.

Marcelo D’Alessandro, diputado nacional del massismo, fue otro de los que salió al cruce de las declaraciones del ministro. “Para considerarse parte de la nueva política hay que asumir los compromisos y no darle la espalda a los electores”, le espetó el legislador.

Sin embargo, el dirigente de mayor peso dentro del espacio que recogió el guante fue el cuñado de Massa, el senador provincial Sebastián Galmarini. “A Macri le contaron mal la historia o su desesperación por encontrar un posicionamiento electoral lo lleva a colgarse de los pantalones de Massa”, dijo. Y remató: “Panqueques son los legisladores que entraron colgados en la boleta de Massa en la elección de 2013 y su borocotización en unos días”.

COMENTARIOS