Política

Escándalo con el gobernador massista de Río Negro por presunta compra de votos en la Legislatura

Alberto Weretilneck es acusado por los intendentes kirchneristas de haber comprado votos para poder renovar las concesiones por 10 años de los contratos petroleros en su provincia

lunes 12 de enero de 2015 - 1:56 pm

El año electoral empezó con todo en Río Negro. Intendentes y legisladores peronistas desataron una batalla contra el gobernador massista Alberto Weretilneck, en medio de la puja por los fondos de la renegociación de contratos petroleros y el supuesto acuerdo con radicales de obras a cambio de avalar las prórrogas.[pullquote position=”right”]Escándalo con el gobernador de Río Negro por los contratos con las petroleras[/pullquote]

Legisladores afines a Weretilneck y un grupo de radicales que siguen al ex gobernador Horacio Massaccesi apoyaron el último 30 de diciembre al gobernador, quien obtuvo el aval para renovar los contratos con las petroleras YPF, Tecpetrol, Petrobras y Entre Lomas por 10 años, con el compromiso de inversión de 3000 millones de dólares y un bono de 251 millones para municipios.

Luego de que bloques peronistas ligados al kirchnerismo y al senador Miguel Pichetto se retiraran de la sesión y no votaran ante la clara derrota, la ley se aprobó en paquete con los cuatro acuerdos. La situación generó varias denuncias contra el gobernador por la presunta “compra de votos” a legisladores de la UCR y una estrategia para manipular la deuda impositiva de dos petroleras para avanzar con las renegociaciones, según publicó este fin de semana, la periodista Soledad Maradona en La Nación.

Martín Soria, intendente de General Roca y presidente de la Liga de Intendentes del Frente para la Victoria, le aseguró al mismo medio que “lo más grave es conocer los mails escandalosos del gobernador pidiendo que disimulen la deuda de las empresas, en una acción delictiva”.

El oriundo de Roca habló sobre un supuestos intercambio de mails que revelaron medios regionales, en los que Weretilneck habla con su ministro de Hacienda, Alejandro Palmieri, y el presidente de la Agencia de Recaudación, Agustín Domingo, para ordenar una serie de medidas para “pulir” la deuda de Tecpetrol y el pago bajo protesta de Petrobras, con quienes renovarían los contratos. Aunque Weretilneck se quejó ayer del “espionaje” a sus funcionarios, nadie del gobierno desmintió estos correos electrónicos.

COMENTARIOS