Judiciales

Un barra de Lanús detenido complica al camporista y vice ministro de Justicia Julián Álvarez

Gabriel Soto, de la hinchada de Lanús, es investigado por asesinato. En el baúl de su automóvil encontraron afiches de la campaña del secretario

lunes 12 de enero de 2015 - 6:24 am

Tres conocidos punteros políticos de Lanús, vinculados con la barra del club, fueron implicados en una causa por la muerte a balazos de Alejandro Fernández, conocido como “el Gallego Popeye”. La investigación está sacando a la luz los vínculos políticos de los barras. Y las derivaciones alcanzaron al viceministro de Justicia, Julián Álvarez, cuyos carteles de campaña fueron descubiertos en el baúl del automóvil de uno de los detenidos.

Los señalados por la muerte del Gallego Popeye integran una facción rival de la hinchadacomandada por Diego Goncebate. El barra fue asesinado en la madrugada de Navidad.

Uno de los implicados es Gabriel Soto, padre de Matías, alias “el Polaquito”. Este último, indicaron fuentes locales, está intentando adueñarse de la barra del club Lanús desde hace meses y trabaja junto a su padre en la campaña por la intendencia del secretario de Justicia –y destacado miembro de La Cámpora– Julián Álvarez. El diario Olé indicó el año pasado que el camporista aspiraba a sumar la barra a su campaña, lo que desató un enfrentamiento porque en la elección anterior habían jugado con el Frente Renovador y el PRO. El caso por la muerte de Fernández parece confirmar una interna que mezcla fútbol, política y violencia. [pullquote position=”right”]Un barra de Lanús detenido complica al camporista y vice ministro de Justicia Julián Álvarez[/pullquote]

Gabriel está aún detenido, mientras que su hijo, el Polaquito, recuperó ayer la libertad. También fue detenido por el mismo caso –y liberado unos días después– Juan Soto, tío del Polaquito y
hermano de Gabriel, quien a diferencia de sus parientes trabaja en la campaña del massista Nicolás Russo, ex presidente del Club Lanús.

Russo también apuesta a ganar este año la intendencia con el Frente Renovador, pero sus vínculos con la barra podrían traerle complicaciones. El próximo 12 de febrero será indagado por presunto falso testimonio en la investigación del asesinato de otro hincha, ocurrido el 26 de mayo de 2012, cuando aún presidía el club Lanús. El dirigente aseguró que no conocía a los barras implicados en el crimen, pero ellos afirman que recibían entradas y dinero del ex presidente de la institución deportiva.

COMENTARIOS