Automóviles

El portugués Da Costa se llevó el primer lugar de la Fórmula E en Buenos Aires

Con 32 grados, en Puerto Madero se corrtió la carrera de automóviles ecológicos de carrera. Nalbandian, que estuvo presente, explicó: "Para nosotros, acostumbrados a los motores y al ruido, es algo raro"

sábado 10 de enero de 2015 - 6:17 pm

En un atractivo final, el portugués Antonio Félix Da Costa ganó esta tarde la carrera de autos eléctricos de la nueva Fórmula E, que se desarrolló en el circuito callejero levantado en Puerto Madero.

Si bien el alemán Nick Heidfeld llegó primero, fue penalizado por exceder la velocidad en la calle de boxes.

Da Costa fue escoltado por Nicolás Prost y Nelsinho Piquet, hijos de dos ex campeones mundiales de Fórmula Uno, Alain Prost y Nelson Piquet.

La próxima fecha de la Fórmula E será en Miami, Estados Unidos.

José María “Pechito” López y David Nalbandian estuvieron en el circuito de Puerto Madero para ver de qué se trata la categoría Fórmula E.

Pechito estuvo porque se lo pidió el titular de la FIA, el francés Jean Todt, uno de los hombres más poderosos en el automovilismo mundial. Hasta sorprendió verlo a Pechito en Puerto Madero ya que cuando ni bien llegó de Europa tras haber ganado el título mundial de Turismo (WTCC) dijo que no pensaba corren en autos que alcanzan escasa velocidad.

Por la calle de boxes se lo vio hablar con el cuádruple campeón mundial de Fórmula Uno, Alain Prost.

También estuvo Nalbandian, ya metido en el campeonato argentino de rally, casi desde el mismo momento de que se retiró del tenis.

“Justo estoy de paso por Buenos Aires así que vine a ver de qué se trata esta categoría. Para nosotros, acostumbrados a los motores y al ruido, es algo raro”, sostuvo Nalbandian.

En cambio, Esteban Guerrieri y Facundo Regalia, dos jóvenes que se hicieron notar en Europa en categorías menores, tomaron más en serio a la nueva Formula E, que tal vez los pueda tener en sus filas.

La carrera se realizó bajo un clima sofocante con una sensación térmica superior a los 32 grados.

COMENTARIOS