Salud

Mucho siempre es demasiado: sobredosis de vitaminas y minerales

Vitaminas A y E, calcio, hierro y zinc son algunos de los minerales que nuestro cuerpo necesita para pelear con las enfermedades, pero el exceso nunca es bueno. Por qué no automedicarse y exagerar con los suplementos

sábado 10 de enero de 2015 - 3:24 pm

Las vitaminas son un grupo heterogéneo de sustancias que intervienen en la regulación de diferentes reacciones metabólicas, son compuestos esenciales para nuestro organismo. Su función primordial es ayudarnos a convertir los alimentos de la dieta en energía.

Muchas de estas vitaminas vienen en los alimentos, pero a veces, si nos sentimos algo caídos o creemos necesitarlo, tomamos suplementos sin prescripción médica y podemos correr el riesgo de cometer errores con algunos nutrientes.

La Vitamina A, por ejemplo, activa la regeneración de tejidos y favorece la cicatrización de las heridas. Puede usarse para prevenir la expansión de las verrugas y tratar el acné. En la naturaleza, se encuentra en la zanahoria, brócoli, batata, el melón y el hígado, pero una sobredosis de vitamina A puede ocasionar problemas en el hígado, disminución de la densidad ósea y problemas congénitos, explica Martha Belury, professora de nutrición de la Universidad del Estado de Ohio, en Estados Unidos.

Otra muy popular es la vitamina E, que ayuda a la piel en su proceso regenerativo natural y que, junto con el selenio y la vitamina A, son llamadas vitaminas antioxidantes. Sin embargo, estudios de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos , mostraron que el exceso están relacionadas al aumento de mortalidad.

¿Y el calcio? Este mineral tiene muchas propiedades, y es conocido por nutrir los huesos y prevenir la osteoporosis, pero en exceso puede provocar cálculos renales, depósitos de calcio en las arterias y los huesos debilitados.

La abundancia de vitaminas impide la absorción de los nutrientes necesarios para la salud ósea, tales como el magnesio, dice Mark Woodin, profesor de la Tufs University, EE.UU.

El Hierro, por su parte. interviene en la formación de la hemoglobina y de los glóbulos rojos, como así también en la actividad enzimática del organismo. Esto es excelente y a pesar de eso,  hay estudios que muestran que los índices altos de hierro en la sangre puede ser un factor de riesgo para enfermedades del corazón.

[pullquote position=”right”]Mucho siempre es demasiado: sobredosis de vitaminas y minerales[/pullquote]

El hierro también compite para la absorción de minerales importantes como el cobre, cuenta Roberta Anding, vocera de la American Dietetic Association.

Dos menos conocidos son el Zinc y el Betacoreno.

El primero es un mineral esencial, ampliamente distribuido en diferentes alimentos. Es un protector hepático natural, forma parte de la insulina y forma los huesos, pero su sobredosis puede conducir a la pérdida del cabello, quistes en los ovarios y los espasmos musculares. Se debe tener especial cuidado con los medicamentos para aliviar los síntomas de los resfriados, que tienen cerca de 50 mg.

El Betacoreno , po su parte, es el precursor de la vitamina A. Son pigmentos vegetales de color amarillo y naranja, que una vez ingeridos, se transforman en el hígado y en el intestino delgado en vitamina A. Son componentes antioxidantes que protegen contra la aparición del cáncer.

Fumadores (y fumadores pasivos) deben tener especial cuidado, porque el betacoreno tomado en forma de suplementos se mezcla con el humo del cigarro, y pasa de antioxidante a un pro-oxidante que aumenta el riesgo de cáncer de pulmón.

¿Cuándo son los suplementos necesarios? Algunas enfermedades necesitan la reposición de vitamina D por causa de la osteoporosis y de la vitamina B12 por causa de la anemia.

COMENTARIOS