Salud

Los pros y los contras de tener mucho sexo

Muchos conocen los pros de tener relaciones sexuales entre 4 y 5 veces por semana, pero ¿qué pasa si nos pasamos de vuelta? Conocé lo mejor y lo peor de divertirse en pareja

viernes 9 de enero de 2015 - 5:12 pm

Nos gusta a todos y, a los que tienen la suerte de tener una pareja estable (y a veces los que no, también) a veces se les puede ir la mano en la cantidad de sexo que se tiene. ¿Alguna vez es suficiente? Los expertos en sexualidad señalan que para que una vida sexual sea adecuada y saludable, se deberían tener relaciones sexuales entre 4 a 5 veces por semana, una vez al día y con una duración de 10 minutos promedio.

Pero como todo, tener mucho puede resultar perjudicial.

En los hombres de entre 20 y 40 años, una muy elevada actividad sexual puede aumentar la posibilidad de padecer cáncer de próstata, lo cual también se vería aumentado en hombres que practican mucho la masturbación. Otras investigaciones afirman que el exceso de relaciones sexuales puede generar que las erecciones pierdan firmeza y potencia y más aún, que se pierda la reserva seminal y el hombre termine eyaculando sólo líquido prostático.

Para las mujeres, mucha actividad sexual puede provocar irritación vaginal, lo cual puede desencadenar infecciones vaginales y otros problemas en la zona genital. La lubricación también puede verse reducida producto del exceso de sexo.

Un exceso en la actividad sexual, sobre todo en personas que no realizan actividad física regularmente, incrementa de manera significativa el riesgo de sufrir un infarto. El Journal of the American Medical Association publicó una unvestigación que muestra que , mientras se está teniendo relaciones y en las dos horas siguientes, se es 2.7 veces más propensos a sufrir un infarto.

[pullquote position=”right”]se deberían tener relaciones sexuales entre 4 a 5 veces por semana, una vez al día y con una duración de 10 minutos promedio[/pullquote]

Por otro lado, las bondades de tener relaciones sexuales entre 3 a 5 veces por semana son conocidas. El sexo baja los niveles del estrés y la ansiedad gracias a que disminuye la segregación de cortisol, conocida como la hormona del estrés. Además, disminuye la presión arterial, activa la circulación sanguínea, y es una divertida forma de realizar ejercicio aeróbico (aunque no nos engañemos, sólo se queman 85 a 100 calorías cada 30 minutos).

Si sufrís de muchos resfríos o catarros, probablemente deberías empezar a tener un poco más de acción: un estudio reveló que las personas que practicaban sexo de forma habitual, al menos una o dos veces por semana, tenían los niveles de inmunoglobulina A (IgA) un 30% más altos que las personas que no lo practicaban. Esto suponía que su sistema inmunológico estaba fortalecido. Tener relaciones alivia el dolor de cabeza, además, por lo que no hay excusa que valga.

En el género femenino, la mayor segregación de DHEA (dehidroepiandrosterona) y oxitocina que se produce durante el orgasmo, puede proteger frente al cáncer de mama y, durante la menstruación, alivia los cólicos o dolores. Además, hay una mayor probabilidad de alcanzar un orgasmo. Y este es un buen dato: como durante el coito se estimula la circulación sanguínea, hay menos riesgo de que aparezca las temidas piel de naranja y celulitis.

COMENTARIOS