Innovaciones

El método paliativo a la falta de tampones ya se produce en Argentina

La empresa que fabrica la copa menstrual argentina abrió en 2013. Este método de higiene femenina es más ecológico y económico, sobre todo en un país donde la importación de tampones está bloqueada

viernes 9 de enero de 2015 - 4:24 pm

En Europa ya es noticia vieja, pero en nuestro país es una innovación y una alternativa a los faltantes tampones. Maggacup es la primera copa menstrual enteramente fabricada en la Argentina, y que en sus primeros tres meses superó sus previsiones de ventas en un 800 por ciento.

Clarisa Perullini y Luciana Comes se enteraron de la existencia de este método de higiene femenina estando de viaje por Europa y decidieron armar un emprendimiento para poder compartir con todas las mujeres del país lo que habían descubierto y les había cambiado la vida, pero jamás pensaron que sus expectativas darían tanto resultado.

Gracias a los ahorros, y por haber sido ganadores como la empresa con mayor impacto ecológico en el Bid Challenge, invirtieron $ 500.000 en 2011, cuando comenzaron el desarrollo para la fabricación local, con materia prima alemana. Hoy, su planta tiene capacidad para 500 unidades al día.

En los tres primeros meses de venta de Maggacup –se lanzaron en septiembre de 2013- superaron las 1200 unidades cuando sus estimaciones eran que venderían unas 50 copas menstruales por mes.

El emprendimiento promueve un cambio de hábito en lo que respecta a la salud femenina y al cuidado del medio ambiente. Sólo en la ciudad de Buenos Aires, se generan 3500 toneladas de descartes de higiene femenina. Maggacup, en cambio, es reutilizable, lavable y no utiliza pesticidas ni blanqueadores.

Los beneficios de utilizar la copa menstrual sobre otros métodos son que no produce pérdidas o sequedad, no es necesario llevar recambio, brinda una protección más duradera para todos los días de su periodo.

COMENTARIOS