Atentado en Francia

Los Kouachi, los jóvenes sospechosos que pasaron del rap a la guerra santa

Cherif, de 32 años, y su hermano Said, de 34, son jihadistas conocidos por los servicios antiterroristas franceses

viernes 9 de enero de 2015 - 8:16 am

Cherif Kouachi, uno de los hermanos sospechosos de atentar contra el semanario satírico Charlie Hebdo, era once años atrás un chico como muchos otros en Francia, más interesado en el rap, el hachís y las mujeres que en defender a Mahoma.
[pullquote position=”right”]Los Kouachi, los jóvenes sospechosos que pasaron del rap a la guerra santa[/pullquote]

El joven se ganaba la vida como repartidor de pizzas y soñaba con ser una estrella del rap, pero desde anteayer, él y su hermano pasaron a ser los hombres más buscados en Francia.

Cherif, de 32 años, y su hermano Said, de 34, son jihadistas conocidos por los servicios antiterroristas franceses.

El primero dejó su trabajo en la pizzeria cuando se conoció al radical Farid Benyettou, que lo introdujo en la red jihadista Buttes-Chaumont y lo convenció de viajar a Irak.

Nacido en el este de París de padres argelinos y apodado “Abu Issen”, Cherif fue incluso condenado en 2008 por haber participado en una red de captación y envío de combatientes a Irak.

Atravesó un año y medio en prisión preventiva y, una vez en libertad, empezó a trabajar en la pescadería de un supermercado. Fue condenado en el juicio posterior celebrado en 2008, aunque no llegó a quedar en la cárcel por el tiempo que había pasado en prisión preventiva.

Fue procesado de nuevo, dos años más tarde, acusado de colaborar en la fuga de Smain Ait Ali Belkace, un ex miembro del Grupo Armado Argelino (GIA), condenado a cadena perpetua por un atentado en 2002 en el subte de París, que dejó 30 heridos. Cherif llegó a ingresar a prisión, aunque fue liberado poco después por falta de pruebas.

Se sabe menos de Said, pero el primer ministro francés, Manuel Valls, informó ayer a una radio local que los dos hermanos eran conocidos por los servicios de inteligencia y probablemente los habían seguido antes del atentado contra Charlie Hebdo.

COMENTARIOS