Atentado en Francia

El desgarrador testimonio del médico que trabaja en Charlie Hebdo: “No pude salvarlos”

En una entrevista a un canal francés, Patrick Pelloux contó entre lágrimas cómo fue su llegada al lugar de la masacre. No se hallaba en el edificio porque tuvo una reunión

jueves 8 de enero de 2015 - 9:12 pm

Patrick Pelloux, médico y cronista de Charlie Hebdo contó este jueves cómo fue el momento en el que llegó al periódico, unos minutos después del ataque que diezmó a su redacción. [pullquote position=”right”]El desgarrador testimonio del médico que trabajaba en Charlie Hebdo: “No pude salvarlos”[/pullquote]

Aunque todos los miércoles Pelloux participa en la reunión de redacción del semanario, ayer no lo hizo. Presidente de la Asociación de Médicos de urgencias de Francia, asistió a la misma hora, a dos cuadras del periódico, a un encuentro destinado a mejorar la coordinación entre los servicios de urgencia médica y los bomberos.

“Estaba en esa reunión cuando Jean-Luc, el grafista (de Charlie Hebdo), me llamó y me dijo: ‘tienes que venir rápidamente, nos dispararon con kalachnikov”, contó Pelloux a la AFP.

“Creí que era una broma…pero no lo era. Cuando llegué, fue espantoso”, dijo sollozando. El ataque dejó doce muertos, entre ellos ocho periodistas y dos policías, y 11 heridos.

“Llegamos tres minutos después” con un coronel de los bomberos de París, “que fue heroico, que puso en marcha todos los auxilios. Y mientras nos hacíamos cargo de las víctimas, ellos (los asesinos) seguían matando gente en la calle…”.

“No pude salvarlos”, dice Pelloux, llorando a sus colegas muertos, en la entrevista que concedió al canal iTélé. Para algunos “ya no había nada que hacer, porque les dispararon en la cabeza”.

Por momentos sin poder ocultar su desconsuelo, el médico se lamenta por el trágico final de sus compañeros y amigos. A pesar de ello, descarta la violencia como forma de combatir al fundamentalismo.

“En seguida me fui con los bomberos y llevé conmigo al coronel bombero Tourtier, el jefe de los bomberos de Paris.

Los dos fuimos los primeros a llegar al lugar. Era horrible. Horrible. Muchos ya habían fallecidos porque los habían matado como en las ejecuciones”, afirmó el periodista.

En cuanto a Charb, director de la revista, muerto junto a los dibujantes Cabú y Wolinski, afirmó: “Creo que debió levantarse y tratarlos de imbéciles o hacerles un corte de manga, o tratar de quitarles las armas. En la posición en la que murió, estaba enredado en la silla, es como si hubiera sido asesinado cuando se estaba levantando. Yo lo conozco bien, era mi hermano, y sé que debió hacerles eso…”.

Pelloux cuenta, además, la manera en que vivían, bajo una amenaza constante, aunque no por eso iban a dejar de trabajar. Los heridos, entre ellos el dibujante Riss y los periodistas Philippe Lançon y Fabrice Nicolino, estaban mejor el jueves por la mañana, según Pelloux.

“El presidente (François Hollande) quiso vernos cuando vio que el periódico tenía dificultades este verano. Fuimos a verlo: el presidente quería cambiar la ley para que los periódicos sigan existiendo”, cuenta Patrick Pelloux en el estudio del canal. “Lo llamé, me lo pasaron enseguida. El presidente dijo ‘ya llego'”.

La solidaridad que se ha manifestado desde el atentado “me hace ser optimista”, explicó a la AFP el médico y cronista. Las “miles de personas” que se manifestaron el miércoles y “las palabras de François Hollande, de David Cameron y de Barack Obama, es algo muy importante”.

“Las dos cosas que hacen huir a los integristas son la cultura y la libertad de la prensa. Los países democráticos deben hacerlas vivir”, dijo y añadió que Charlie Hebdo se publicará el miércoles próximo, como de costumbre.

“Todos tenemos nuestra pena, nuestro dolor, nuestros miedos, pero vamos a hacerlo de todos modos porque la estupidez no ganará”, concluyó.

COMENTARIOS