Policiales

Le clavó un cuchillo Tramontina en el ojo a su padre y no irá preso

La Justicia determinó que actuó en legítima defensa, ya que su progenitor lo estaba amenazando con lanzarle un termo con agua hirviendo, en medio de una pelea con su madre en la que intervino el hijo para defenderla

miércoles 7 de enero de 2015 - 1:14 pm

La Cámara del Crimen sobreseyó a un joven que le clavó un cuchillo de cocina en un ojo a su padre porque actuó en “legítima defensa”, de su madre y de sí mismo. Los jueces Mariano González Palazzo, Carlos González y Alberto Seijas consideraron que “la acción emprendida por el imputado se presenta como una defensa racional en la situación concreta, en que no existió provocación anterior de su parte”.[pullquote position=”right”] Le clavó un cuchillo Tramontina en el ojo a su padre y no irá preso[/pullquote]

Según el relato de los hechos, consignado en el fallo al que tuvo acceso la agencia DyN, el hijo “desde su habitación escuchó una discusión entre sus padres y al acudir al lugar en que se desarrollaba, observó a (su madre) sobre el suelo, lo que motivó que se abalanzara sobre su progenitor”. Este, a su vez, “lo golpeó, y lo llevó luego, en medio de un forcejeo, hasta el comedor, donde tomó un termo con agua hirviendo con el que pretendía lesionarlo”.

“Frente a ese comportamiento de su padre, atinó a tomar el primer elemento que tuvo a su alcance para defenderse, que se trató de un cuchillo tramontina, el que le asestó en dos ocasiones en el ojo derecho”, resume la descripción de los hechos. En su defensa, el hijo adujo que “su padre fue siempre una persona violenta que les pegaba a él y a su progenitora”.

Además, su propia madre explicó que la lesión en el ojo de su padre “se produjo al azar, puesto que no le habría apuntado sino que intentó defenderse”. El informe del Cuerpo Médico Forense reflejó, además, que el padre “evidenció dificultades en el control impulsivo y baja tolerancia a situaciones de frustración, pudiendo tender a desbordes emocionales”.

Sobre la base de esas pruebas, y pese a la gravedad de las lesiones, el tribunal sobreseyó al imputado “haciendo expresa mención de que la formación del presente legajo no afecta el buen nombre y honor de que gozare”.

COMENTARIOS