Política

Milani ya eligió a su sucesor por si tiene que irse

El ministro Rossi afirmó ayer que la situación procesal de Milani no se modificó, pero deslizó que ante un eventual procesamiento, la Presidenta podría tomar alguna decisión

miércoles 7 de enero de 2015 - 9:01 am

El avance en la Justicia tucumana del caso que involucra al General Milani, acusado de violación de los derechos humanos, pone en tela de juicio su continuidad en el Gobierno.

A fines de diciembre, el teniente general César Milani nombró subjefe de la fuerza a uno de sus principales lugartenientes, el general Gustavo Motta, que ha hecho su carrera bajo su sombra, en el área de inteligencia, y en su momento fue objetado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

El relevo sorprendió en el ámbito castrense y se interpretó como una decisión de Milani destinada a colocar en la línea de sucesión del Ejército al general de su más estrecha confianza, ante la eventualidad de tener que dar un paso al costado si se complica su situación judicial.

El propio ministro de Defensa, Agustín Rossi, dejó abierta ayer la puerta de un posible desplazamiento del hombre fuerte de la inteligencia militar, al señalar que “si en algún momento se decide tomar una decisión, lo resolverá la Presidenta”. [pullquote position=”right”]Milani ya eligió a su sucesor por si tiene que irse[/pullquote]

Motta, de 56 años, tenía a su cargo el manejo del presupuesto del Ejército y fue ascendido en los últimos días de diciembre a general de división, a pesar de las dudas planteadas por la UCR en la Comisión de Acuerdos del Senado, a raíz de las impugnaciones que el CELS había presentado en 2010, en ocasión de su promoción anterior a general de brigada.

En ese momento, la organización de derechos humanos objetó que Motta había sido en 1995 instructor de la Escuela de las Américas, el polémico centro de adiestramiento militar de los Estados Unidos que formó camadas de oficiales que tuvieron participación en varias dictaduras de América latina.

El CELS retiró las objeciones a Motta por considerar satisfactorias las explicaciones que dio la entonces ministra de Defensa, Nilda Garré, quien explicó que el militar nunca asumió la función de instructor, ya que a las pocas semanas, en marzo de 1995, fue destinado a participar en misiones de paz en las Naciones Unidas.

 

 

COMENTARIOS