Déficit Fiscal

Preocupante: estiman que el déficit del sector público será de $315 mil millones en 2015

Para financiar ese desequilibrio, se necesitaría "un mix de emisión, deuda interna y externa como no se ha visto en la última década", estimó la Fundación Mediterránea

miércoles 7 de enero de 2015 - 12:53 am

El déficit del sector público alcanzaría este año a 315 mil millones de pesos, según estimó un informe de la Fundación Mediterránea, y advirtió que para financiar ese desequilibrio se necesitará “un mix de emisión, deuda interna y externa como no se ha visto en la última década”.

Al hacer un balance del 2104, el informe sostuvo “que Argentina fue el país de la región que frenó en forma más brusca en términos de crecimiento y que, además, está mostrando una preocupante impotencia exportadora, que excede la cuestión cambiaria”.

Sobre las perspectivas para este año, el análisis elaborado por el economista Jorge Vasconcelos planteó que “probablemente a mitad de año la economía comience a funcionar en ‘modo 2016’, respondiendo más al perfil de gestión que se espere para el próximo gobierno”.

“Sin embargo, para que esto ayude a recuperar el nivel de actividad, será necesario mayor consenso entre los presidenciables a favor de políticas de estado, sin olvidar que una eventual mejora en las expectativas no tiene en el control de cambios la mejor de las correas de transmisión”.

De acuerdo a sus proyecciones, el déficit del sector público “computando intereses y sin considerar las transferencias del Banco Central, puede alcanzar en 2015 a 315 mil millones de pesos (unos 100 mil millones por encima del rojo de 2014), por lo que su financiamiento requerirá un mix de emisión, deuda interna y externa como no se ha visto en la última década”.

En este marco, opinó que “cabe esperar que, muy temprano en el año, el gobierno procure colocar los 3 mil millones de dólares pendientes del BONAR 24” con el objetivo de “recurrir menos a la emisión monetaria” para evitar el riesgo de una suba inesperada de la inflación, y “relajar parcialmente las trabas a las importaciones”. En materia de los preciso de las commodities, estimó que es posible que “hayan encontrado un piso y se estabilicen a lo largo de 2015, pero se trata de un fenómeno que ha llegado para quedarse y obliga a países como la Argentina a replantear su estrategia de crecimiento”.

En este sentido, señaló que “en los últimos doce meses se sacrificó crecimiento (merma del Producto Bruto Interno superior al 2 por ciento) para mantener estabilizadas las reservas en los 30 mil millones de dólares”.

A su criterio, en el arranque de 2015 “se está intentando una combinación más difícil, por la que el tipo de cambio debería jugar el rol de ancla antiinflacionaria, para evitar un deterioro adicional del salario real pero, al mismo tiempo, los controles al comercio exterior siguen siendo el guardián de las reservas”. En este contexto, advirtió que “dada la caída esperada para las exportaciones de este año (unos 5 mil millones de dólares), sin financiamiento externo no hay margen para normalizar el flujo de importaciones y, por ende, lograr un rebote perceptible del nivel de actividad”.

COMENTARIOS