Haciendo Memoria

¿Quién contestaba nuestras preguntas antes de Google?

La Biblioteca Pública de Nueva York abrió una caja de consultas de entre 1940 y 1980, y las preguntas son lo más parecido del momento a lo que uno preguntaría en Yahoo Answers. Mirá las imágenes

martes 6 de enero de 2015 - 6:32 pm

El buscador es parte diaria de nuestras vidas, y se ganó su propio verbo, pero el buscador no tiene ni siquiera edad para tener carnet de conducir, entonces queda la duda: ¿qué hacíamos antes de poder googlear?

La Biblioteca Pública de Nueva York dice ser la precursora del famoso buscador desarrollado en 1997 por Larry Pagey Sergey Brin. ¿Po qué lo dicen? Entre 1940 y 1980, la institución ponía a disposición de los visitantes una caja donde ellos dejaban sus preguntas, y lo cierto es que muchas de ellas recuerdan más a las que se formulan en otro conocido servicio de la red, «Yahoo Answers».

Al contrario de lo que cabría esperar tirando de sentido común, las dudas que llegaban a ese buzón no se limitaban a cuestiones sobre libros o sobre los servicios de la biblioteca. Ni muchísimo menos. Así lo retrata la transcripción de una llamada telefónica fechada el 13 de septiembre de 1947: «¿Es este el lugar donde formular las preguntas para las que no soy capaz de encontrar respuestas?».

Como dice el escritor Neil Gaiman,«Google puede darte 100.000 respuestas, un bibliotecario te dará la correcta». Justo eso era lo que esperaba una mujer que dejó un mensaje en el contestador automático de la biblioteca neoyorquina el 1 de enero de 1967. «He ido a una fiesta de Nochevieja y me quedé a dormir en la casa de forma inesperada. No conozco bien a los anfitriones, ¿debo enviarles una nota de agradecimiento? Por otro lado, cuando conoces a alguien y sabes que tiene 27 millones de dólares y también su nacionalidad, ¿cómo puedes conseguir su nombre?».

Lo cierto es que los documentos atesorados en esa caja no tienen desperdicio. «Cuando uno tiene invitados, ¿a quién debe besar primero?», preguntó un lector preocupado por el protocolo, allá por 1946. «El arma con que Oswald disparó al presidente Kennedy, ¿ha sido devuelta a la familia?», curioseaba otro en 1967.

La Biblioteca Pública de Nueva York ha decidido compartir su desternillante hallazgo y cada lunes publica en su cuenta de Instagram una foto de alguna de esas tarjetas usando el «hashtag» #letmelibrarianthatforyou. Aquí, algunas preguntas (click en las imágenes para agrandar):

 

COMENTARIOS