Cepo Cambiario

Kicillof descartó flexibilizar el cepo cambiario en 2015

El ministro de Economía dijo que tampoco habrá devaluación. Aseguró que en el país "hay un movimiento fluido en la compra de divisas" y que Argentina tiene "una economía muy abierta, donde además la gente viaja mucho"

martes 6 de enero de 2015 - 5:51 am

El ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó que una devaluación “no es la solución” para que la Argentina incremente su capacidad exportadora, y rechazó que las restricciones a la compra de dólares para ahorro sean “un problema”, ya que la nacional es una “economía muy abierta, donde la gente viaja mucho”.

A casi un año de la decisión del Gobierno de dejar caer el peso un 22 por ciento, el jefe del Palacio de Hacienda fue consultado en una entrevista en Ambito Financiero si la Argentina no debería adecuar su tipo de cambio como están haciendo otros países de la región, para exportar más.

“No creo que se hayan tomado decisiones devaluatorias en la región, sino que hubo fuertes salidas de capital y perspectivas malas en cuanto a las cuentas externas y en algunos países les forzaron una devaluación. Hoy no estamos ante una guerra competitiva de monedas, sino ante una caída de los precios de los commodities”, explicó.

Según el ministro, “los gobiernos tienen que buscar la batería de medidas para proteger a su población, la producción, el empleo, el consumo. Para esto no hay una receta única”. “La administración cambiaria del Gobierno tiene que tener en cuenta diversos objetivos, pero la estabilidad de las variables es uno de esos objetivos. No podemos dejarnos llevar por la tormenta perfecta que se ha armado a nivel internacional y decir ‘tal país devaluó y entonces yo hago lo mismo’. Me parece que no es la solución”, enfatizó.

Y agregó: “En un momento de mucha inestabilidad hay que estar muy atentos y con todos los instrumentos a la mano para defender lo que siempre ha defendido este Gobierno. No es momento para reaccionar de manera impulsiva”.

En cuanto a la compra de divisas, el ministro puntualizó que “hay un movimiento fluido en la compra de divisas en la Argentina, por ejemplo, en 11 meses se pagaron importaciones por u$s 60.000 millones, se vendieron unos 3.700 millones para atesoramiento y turismo. Este año hubo más de u$s 65.000 millones por estos conceptos y si les sumamos pagos de deuda, llegamos a un número muy importante”.

“Es decir que en Argentina hoy lo que no se puede decir es que no haya movimiento de divisas, todo lo contrario. Es una economía muy abierta, donde además la gente viaja mucho. La necesidad de divisas es para cuestiones esenciales como son las importaciones de insumos, de energía, y además hemos podido cumplir con pagos de deuda externa”, expresó. En ese punto se le preguntó si el Gobierno “piensa flexibilizar” la operatoria, a lo que contestó: “Yo no veo que el problema esté ahí. Tenemos que tener la mirada de lo que está sucediendo con el precio de las materias primas que se han caído entre un 40% y el 60% en algunos casos, y las turbulencias en los mercados de capitales”.

“La opinión pública tendría que tener una comprensión más general, el problema no es si se cambia o no una barrera para comprar dólares para ahorrar, me parece que el problema es lo que está ocurriendo con las divisas a nivel internacional”, consideró.

COMENTARIOS