Salud

Cinco alimentos que no deberíamos comer

Pueden ser baratos, ricos e incluso parecer saludables. Sin embargo, hay algunas comidas que conviene tener lo más lejos posible. Te contamos cuáles son y por qué no deben formar parte de nuestra dieta

sábado 3 de enero de 2015 - 11:08 am

Pueden ser baratos, ricos, incluso parecer saludables. Sin embargo, hay algunos alimentos que nos conviene no comer nunca. [pullquote position=”right”]Cinco alimentos que no deberíamos comer[/pullquote]

Te mostramos la lista con las cinco comidas que conviene tener los más alejadas posible:

Chocolate blanco:  Si bien es un derivado del cacao, no se trata de verdadero chocolate porque, ya que es un dulce formado por leche, azúcar y manteca de cacao. Entonces, mientras el cacao puro tiene antioxidantes que son buenos para nuestra salud, el chocolate blanco compensa su deficiencia de cacao con grasas y glúcidos, que  son perjudiciales para la salud.

Tomates en lata: Todo alimento que sea preservado, refrigerado o sometido a cocción perderá, en cierto grado, algunos de sus nutrientes. En en caso de los tomates, lo que ocurre es que “la acidez de etse fruto hace que la resina utilizada en el revestimiento de la lata aumente el nivel del tóxico Bisfemol A que entra en nuestro cuerpo y afecta nuestro equilibrio hormonal, lo que ocasionaría problemas de salud y peso”, según se indicó en la CNN.

Brotes de soja: Si bien incluyen nutrientes, también contienen los llamados anti-nutrientes, que no son tan recomendables para nuestra salud. Además, sus semillas necesitan ciertas condiciones de humedad y calor que propician la multiplicación de las bacterias. Si se los comer, conviene hervirlos.

Frutillas no orgánicas: En estas frutas se detectan grandes cantidades de  pesticidas. Se recomienda, entonces, elegirlo en su variante orgánica.

Pez espada: No conviene que forme parte de nuestra dieta debido al alto contenido de mercurio que suelen tener estos pescados. Este elemento interfiere en el desarrollo del sistema nervioso durante la gestación y la infancia, por lo cual no es recomendable para las mujeres embarazadas o puérperas, y tampoco para los bebés.

COMENTARIOS