Salud

Nueva teoría: el cáncer se debe más a la “mala suerte” que a causas genéticas

Así lo indicó un estudio realizado por la Universidad Johns Hopkins, en los Estados Unidos. La investigación, sin embargo, excluyó el cáncer de mama y el de próstata

viernes 2 de enero de 2015 - 11:36 am

El cáncer obedece a menudo a una “mala suerte” del paciente, por mutaciones aleatorias que se producen en el proceso de división de las células, que a causas genéticas o a un entorno desfavorable. [pullquote position=”right”]Nueva teoría: el cáncer se debe más a la “mala suerte” que a causas genéticas[/pullquote]

Así lo indicaron científicos de la Universidad Johns Hopkins, a partir de un estudio basado en un modelo estadístico que toma en cuenta gran variedad de tipos de cáncer. La investigación fue publicada en la Science.

“Este estudio demuestra que uno puede aumentar las posibilidades de contraer cáncer si fuma o si mantiene malos hábitos de vida”, subrayó uno de los autores de la investigación, Bert Vogelstein, profesor de oncología en la universidad de medicina Johns Hopkins.

Y agregó: “Sin embargo, numerosas formas de cáncer se deben sobre todo a la mala suerte y a una mutación de un gen que provocará un cáncer, sin relación alguna con el modo de vida o factores hereditarios”.

Lo que ocurre es que, según se informó, dos tercios de los cánceres producidos en adultos pueden explicarse por mutaciones genéticas aleatorias que hacen que los tumores crezcan, mientras que sólo un tercio son consecuencia de factores genéticos o de un entorno desfavorable.

A su vez, Vogelstein se refirió a las personas que viven mucho tiempo sin contraer ningún tipo de cáncer a pesar de ser fumadoras o exponerse al sol sin protecciones particulares, por ejemplo. Sobre estos casos, el académico indicó que no se trata de que tienen, necesariamente, “buenos genes”. “La realidad es que muchas de ellas tienen simplemente mucha suerte”, sostuvo.

Se debe tener en cuenta, sin embargo, que el estudio excluyó el cáncer de mama, el más frecuente entre las mujeres, y el de próstata, el segundo más habitual entre los hombres después del cáncer de piel.

COMENTARIOS