Economía

Empresas en problemas: crece el rechazo de cheques

El deterioro en la economía complica cada vez más la cadena de pagos de las empresas

martes 30 de diciembre de 2014 - 8:04 am

La caída de la actividad y del crédito, la pérdida de la competitividad en sus exportaciones y el desplome de la rentabilidad arrastran a una mayor proporción de compañías argentinas a incumplir los compromisos con sus proveedores por falta de fondos.

El rechazo de cheques, según los datos oficiales, volvió a repuntar en noviembre hasta ubicarse en la proporción de morosidad más alta registrada para esta época del año desde la crisis de 2001. En un mes en el que hubo un menor uso de esta vía de financiamiento -por la recesión y por cuestiones estacionales- los incumplimientos aumentaron un 64,5% respecto del mes anterior, hasta los $ 6.500 millones, y representaron casi el 4% del monto total que en el mismo lapso pudo ser compensado por los emisores.

El propio Banco Central, que en las últimas semanas se había esforzado por aclarar que buena parte de estos rechazos respondía a asuetos, feriados o medidas de fuerza gremial, parece haber empezado a reconocer en sus estadísticas el deterioro: sólo entre octubre y noviembre, la falta de pago por falta de fondos o errores de integración (por ejemplo, fallas en la confección) saltó del 1,59% al 1,72% con relación con los compensados. Si se considera, en cambio, el total de los motivos, esta proporción se disparó en ese mismo lapso del 2,92% al 3,98% (en igual mes del año pasado había sido menor al 2%).

En consultoras y cámaras empresariales atribuyen el fenómeno a un efecto de la pérdida de rentabilidad que atraviesan en general las economías regionales y, en particular, las pymes, por la caída en los ingresos y el encarecimiento de sus insumos. La oficina de prensa del Banco Central explica, en cambio, que el repunte se debe a cuestiones de fuerza mayor, y que la falta de fondos sólo representa entre el 0,5% y el 0,7% del total.

Este mes, el dato dejó de ser publicado en la serie habitual del organismo y empezó a mostrarse desagregado en una nueva estadística que precisa los diferentes motivos. Aun así, las cifras dejaron este mes en evidencia el avance de la morosidad: la emisión de cheques cayó un 10,4% en noviembre, pero el rechazo por falta de fondos y errores de integración sólo lo hizo en un 2,5%. Una prueba de que, más allá de los esfuerzos de maquillaje, los números reflejan el deterioro de la economía y de la capacidad de pago de las empresas locales.

Fuente: Ámbito Financiero

COMENTARIOS