La ruta del dinero K

Nuevos indicios de una cuenta millonaria de Lázaro Báez en Suiza

La Justicia investiga una operación equivalente a $30,8 millones que realizaron Leonardo Fariña y un empresario mendocino a través de la financiera Maxinta SA por la venta de un campo. El dinero habría terminado en el exterior

domingo 28 de diciembre de 2014 - 12:52 pm

En la causa contra el empresario kirchnerista Lázaro Báez por supuesto lavado de dinero se encontraron indicios de una nueva cuenta millonaria en Suiza. [pullquote position=”right”]Nuevos indicios de una cuenta millonaria de Lázaro Báez en Suiza[/pullquote]

Es que la Justicia investiga una operación equivalente a $30,8 millones que realizaron Leonardo Fariña y un empresario mendocino a través de la financiera Maxinta SA por la venta de un campo, ya que sospechan que que podría conducir a Báez.

A su vez, el fiscal Guillermo Marijuán pidió la indagatoria del empresario K, y solicitó al juez Sebastián Casanello que allane Maxinta SA, una de las más grandes del mercado. El operativo se realizó el martes y el magistrado obtuvo las constancias de las transferencias del dinero investigado.

En diciembre de 2010, mientras trabajaba para Báez, Fariña se presentó en una escribanía con US$ 5 millones en efectivo para comprar el campo El Carrizalejo, en Tupungato. Según el acta notarial, Fariña actuaba en representación de un tercero, pero de éste no quedó constancia oficial.

Entonces, para la Justicia podría tratarse de Lázaro, en lo que sería una ruta directa para comprometer al empresario en una maniobra de supuesto lavado, distinta y más fácil de probar, que las otras.

Fariña adquirió en US$ 3,9 millones y luego vendió en una supuesta operación simulada en $ 1,8 millón (acción por la que está procesado). Tras acordar la compra, éste depositó el pago en una cuenta del banco Supervielle creada por el vendedor, Juan Carlos Schiappa de Azevedo. Finalmente, se supo que los fondos que utilizó ingresaron al banco, pasaron por la financiera Maxinta y terminaron en el exterior.

COMENTARIOS