Los lujos de Cristina

Indignación: por el vuelo de Cristina, se demoró otro arribo y no se pudo usar la manga

La llegada de la presidenta al aeropuerto de Río Gallegos, en esta oportunidad no fue una nota de color, sino de bronca de los pasajeros de un vuelo de Aerolíneas que llegó casi en el mismo momento

jueves 25 de diciembre de 2014 - 9:50 am

La gente del vuelo de AA debió esperar en pista y no pudo usar la manga de embarque, reservado solo para el vuelo presidencial. Hubo insultos hacia la presidenta y “hartazgo” de los pasajeros.

Finalmente y tal como estaba previsto, la presidenta Cristina Fernández llegó a Río Gallegos junto a Florencia en el Tango 01, pero esta vez hubo prácticamente una superposición de horarios entre el arribo de la máquina oficial y un vuelo regular de Aerolíneas Argentinas y se produjeron gestos de reprobación e insultos hacia la mandataria, por la actitud poco solidaria que tuvieron las autoridades del aeropuerto local, con el pasaje del avión de línea.

Exactamente a las 18:53 hs arribó a la pista de rodaje el Tango 01, trayendo abordo a la presidenta Cristina Fernández y a su hija Florencia. Sin embargo, previamente a las 18:37 hs había arribado un vuelo regular de Aerolíneas Argentinas procedente de Buenos Aires con pasaje completo y nadie, dentro del avión, entendía a qué se debía la demora para desembarcar.

Tal cual lo refirió a OPI una persona allegada que arribó en la máquina de la empresa estatal, la orden de la tripulación fue “permanecer sentados” y por 16 minutos exactos, los pasajeros pensaron que se debía a algún inconveniente con la manga de embarque, porque el avión permanecía sobre el playón de rodaje pero lejos de la pasarela articulada que en Río Gallegos es tan imprescindible a la hora de que los pasajeros deben bajar, especialmente debido al viento.

Tango-aterriza

Precisamente en ese momento, el viento, que ha tenido un promedio de alrededor de 54kms durante el día, a las 18:30hs era de 61 kms con ráfagas de 75 Kms/h en la zona del aeropuerto.

Desde las ventanillas del avión de AA, los pasajeros pudieron ver la corpulenta figura del Boeing 737-500, nave oficial de Presidencia de la Nación que se acercaba pesadamente desde la pista, entrando en el playón de rodaje y embarque, pasando a considerable distancia de la máquina civil e inmediatamente estacionando en el sector de la manga, desde donde se hicieron las maniobras para permitir que la presidenta y su hija, pudieran bajar a cubierto de ojos indiscretos y básicamente, de las inclemencias del tiempo.

Lo cierto es que, después de 16 minutos de espera dentro del avión de AA y cuando todos pensaban que la máquina presidencial iba a dejar su lugar al Embraer para que descendieran los 94 pasajeros por la manga del aeropuerto, se abrieron las puertas del avión y le pidieron a los pasajeros que descendieran allí mismo (en el playón de embarque), ante la sorpresa e indignación de quienes arribaban a Río Gallegos en el vuelo comercial.

Independientemente de esto, la salida vertiginosa de la presidenta y su hija se hizo abordo de un Peugeot 408, seguido de tres camionetas de la escolta presidencial, que para evitar a las cámaras de OPI, se evadieron por un trayecto inusual. Paralelamente, cuando el personal de seguridad se percató de la presencia de nuestro cronista en el lugar, rápidamente envió a personal de Policía Aeroportuaria (PSA) quienes les pidieron a los reporteros que se fueran de allí.

En ese momento, algunos de los pasajeros que no esperaban maletas, salían del edificio del Aeropuerto y al ver a gente con cámaras en la mano pedían por “un periodista”. Cuando nuestro reportero se identificó como tal, una mujer absolutamente indignada le dijo “por favor, digan, cuenten, que esta c…. nos hizo caminar 50 metros en la pista bajo el viento, solo porque ella quería bajar con su hija por la manga” y recalcó, entre insultos de grueso calibre “estos (hdp) no tienen límites, se cagan en la gente. Con 100 kms de viento se nos volaba todo y hasta un hombre en silla de ruedas no pudo usar el túnel, porque estas m… se han apropiado de todo…”, cuestión que se repitió con otros pasajeros, en otros términos pero con el mismo énfasis, manifestado por gente que sacudía la cabeza, esbozaba alguna sonrisa y no ocultaba su bronca.

Fuente: Agencia OPI Santa Cruz

COMENTARIOS