Política

La Cámpora contra la Cajita Feliz de McDonald’s: buscan imponer fuertes restricciones al menú infantil

En el Congreso un proyecto de ley busca impedir que la cadena de comida rápida incluya juguetes para incentivar la venta de alimentos hipercalóricos

miércoles 24 de diciembre de 2014 - 9:21 am

La popular cadena de comidas rápidas McDonald’s, que en la Argentina cuenta con más de 200 locales que le reportan una facturación anual del orden de los u$s700 millones, volvió a quedar bajo la lupa del Gobierno.

Cabe recordar que la compañía ya había estado en el ojo de la tormenta cuando el entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, obligó a los directivos a congelar el precio de su hamburguesa más vendida, la Big Mac, para evitar que el país se ubique como el más caro del mundo para este icónico producto en el relevamiento que realiza la revista The Economist.

Ahora, el oficialismo vuelve a la carga, esta vez a través de un proyecto de ley impulsado por los legisladores camporistas Juan Cabandié y Andrés “Cuervo” Larroque, entre otros, que embiste contra uno de los grandes símbolos de la cadena de origen estadounidense: la Cajita Feliz.[pullquote position=”right”] La Cámpora contra la Cajita Feliz de McDonald’s: buscan imponer fuertes restricciones al menú infantil [/pullquote]

El objetivo de la iniciativa, que ya cuenta con media sanción en el Congreso, es la de eliminar de los menús alimenticios todos aquellos objetos que incentiven la compra de alimentos hipercalóricos.

Básicamente, la normativa apunta contra los juguetes que están incluidos en combos como el de la Cajita Feliz, que muchas veces suelen incidir en las decisiones de compra de los padres.

El texto, impulsado por militantes de La Cámpora hace especial foco en el problema de la “obesidad infantil” y en la necesidad de modificar hábitos.

En concreto, según expresa el proyecto de ley en su artículo 1°, su propósito es “regular la venta de menús alimenticios que inciten a la compra mediante objetos de incentivo para consumo a fin de contribuir a la promoción de hábitos saludables”.

Paralelamente, en su artículo 6° se plantea que, de aprobarse esta iniciativa, los lugares que vendan menús con estas características serán sancionados con multa “de 800 a 10.000 unidades fijas y el decomiso de la mercadería”.

Llegado el caso, se podrá incluso llegar a realizar una clausura por un período de hasta treinta días.

De acuerdo con el artículo 7° del proyecto, el dinero que se recaude a partir del cobro de multas será destinado a programas que fomenten la alimentación saludable y lucha contra la obesidad infantil que sean implementados por el Poder Ejecutivo.

COMENTARIOS