Los lujos de Cristina

Son su debilidad: Cristina Kirchner compró hasta un millón de dólares por año en joyas

Un joyero contó que la presidenta gasta cerca de un millón de dólares por año, un gusto muy caro para quien desde el discurso, pregona todo lo contrario

miércoles 24 de diciembre de 2014 - 8:30 am

“Para ser buena política no tengo que disfrazarme de pobre” había dicho, en un brote de sinceridad, la presidenta de los argentinos Cristina Fernández de Kirchner.

“Cristina compró hasta US$ 1 millón en joyas por año” dijo un ex representante de la joyería Jean-Pierre, Sergio Hovaghimian, a la revista Noticias.

Hovaghimian detalló a la revista el costo de cada una de las joyas que exhibe la Presidenta y que no fueron entregadas “en canje”, sino adquiridas.

Decir “a mi izquierda sólo está la pared” mientras se señala un muro de la Casa Rosada con la misma mano en se ostenta un Rolex Oyster Perpetual de oro –conocido como “President”– puede resultar algo cínico al oído de muchos.

Franco Lindner en su nota menciona un hecho mucho peor. cuando rememora el momento en que Cristina apuntaba contra quienes pretenden ahorrar en dólares mientras exhibía un collar de perlas y oro que pagó –según el joyero– “en dólares” y “en negro”.

También recuerda cuando  al brindar la histórica cadena nacional en la que instó a los ruralistas a levantar los cortes de ruta, mientras la presidenta criticaba a los productores del “yuyo que crece al costado de la ruta”, llevaba puesto un Rolex de unos US$ 20 mil, un anillo de oro blanco y oro amarillo de 18 quilates solitario con brillante, y uno con zafiro de oro y platino, valuados en US$ 10 mil dólares cada uno, además de un par de aros tasado, también, en US$ 10 mil. El Rolex de oro es su predilección cuando de saber la hora se trata, aunque también guarda cierto favoritisimo por su Bvlgari de US$ 10 mil.

Lo cierto, es que la presidenta de los argentinos no hace lo que dice ni dice lo que hace. La mezcla de frivolidad y vanalidad en su vestuario cotidiano tiñe sus discursos con la falsedad de lo incoherente. Y es que, Cristina utiliza las joyas como accesorios cotidianos, sea para un acto en la Casa Rosada, para visitar a las víctimas de la inundación de La Plata, o para celebrar un acto en presencia de autoridades de la Villa 31 al inaugurar una estatua del Padre Mugica. La mandataria siempre ha manifestado su predilección por los “curas villeros”, la cual le hizo saber al Papa Francisco en su primer visita al Vaticano, mientras adornaba su rostro con un par de aros de US$4.500 en una jornada en la que hasta tuvo varios cambios de vestuarios y, como corresponde, de accesorios.

COMENTARIOS