Barrabravas

Boca en la mira: la interna de La Doce que puede explotar

Dos barras fueron a buscar a Fido Debaux a un negocio. No le encontraron y agredieron a su cuñado. Se reaviva la lucha por el poder: ¿estalla en Mar del Plata?

domingo 21 de diciembre de 2014 - 10:40 am

La interna de la barra de Boca no se toma vacaciones. Los que ayer eran aliados, como Cristian Fido Debaux y Mauro Martín, hoy son enemigos. Los que ayer eran enemigos, como Rafael Di Zeo y Mauro Martín, hoy arman estrategias para recuperar el lugar perdido en La Doce. Si el verano viene caluroso, la pelea por el poder está más caliente que nunca. Y en alguno de los cuatro partidos que jugará Boca en el torneo de verano de Mar del Plata puede estallar de la peor manera. Lo anticipa Mariano Lizardo, abogado de La Doce: “En Mar del Plata puede ocurrir un accidente.Las autoridades tienen que estar al tanto. La solución de esto es frenar a todos antes que viajen porque puede ocurrir una masacre”.

Fido Debaux es la cara visible de La Doce, que tiene también como referentes a Angel Mazzaro (hermano de Maxi, quien dijo que no volverá a la popular pero sigue manejando hilos desde afuera) y Luis Arrieta. Afuera quedaron Martín, quien tras recuperar su libertad al ser absuelto por el crimen de Ernesto Cirino está dispuesto a ir por todo y se rearmó con un grupo de 50 hombres bien pesados, y Di Zeo, desde hace años en la facción disidente con 250 hombres leales, aunque un poco más conservador porque está tratando de recuperar su status de socio. Los dos están sospechados de ser los instigadores de la agresión que sufrió el cuñado de Debaux el miércoles pasado, en la carpintería de Fido. Dos barras lo fueron a buscar a Fido y no lo encontraron. Entonces, le pegaron al cuñado y le dejaron una advertencia mafiosa: “Avisale a Fido que se baje ya. Si no, vamos a matarle a la hija, a su señora, a vos y a él”.

El viernes 12 pasado, el juez Manuel De Campos allanó un domicilio en La Boca. Y entre otras escuchas, encontró conversaciones entre Martín y Di Zeo. Y presume que son ellos los que hablan de tomar el control de la hinchada. Y todo parece a punto de explotar.

 

Fuente: Clarín

COMENTARIOS